Retiran una estatua en Kentucky y aparece un periódico sobre Azaña y una botella de bourbon

Tras mover la pesada efigie en honor a Jefferson Davies, en el pedestal estaba ocultos un diario de 1936 con una noticia sobre la Guerra Civil española y una botella de bourbon vacía

Thumbnail

La tensión social en Estados Unidos tras el homicidio de George Floyd a manos de la policía ha generado protestas y una oleada de ira contra las estatuas. Algunas de ellas han sido atacadas y la mayoría están siendo revisadas para determinar su pertinencia en la vía pública. Ese es el caso de la erigida en nombre del presidente confederado Jefferson Davis frente al capitolio de Kentucky, que recibió un pulgar hacia abajo por parte de la Comisión de Asesoramiento sobre Patrimonio Histórico de Kentucky, que por abrumadora mayoría de 11 votos contra uno decidió retirarla de su ubicación y trasladarla a un museo. Davis llegó a tener hasta 74 esclavos a sus órdenes en una plantación de algodón y fue el primer y único presidente de los estados confederados. En su día, dijo: «La esclavitud africana, tal y como existe en Estados Unidos, es una bendición moral, social y política».

Pero esta historia no trata de lo poco ejemplarizante de su vida, sino de la sorpresa encontrada cuando su efigie, de dos metros de altura y cinco toneladas de peso, fue levantada por unas grúas para su traslado. En el pedestal de su efigie se han encontrado dos objetos sorprendentes. El primero es una botella bourbon que, según algunas informaciones estaba vacía, pero otras apuntaban a la existencia de una nota en su interior cuyo contenido no se ha hecho público. El segundo, es un ejemplar del periódico «The State Journal», editado en Frankfort, Kentucky, del día 20 de octubre de 1936 en cuya portada, a cinco columnas, se puede leer: «Azaña moves on to Barcelona» («Azaña avanza hacia Barcelona»), en el que se contaba la salida del presidente de la II República a los pocos meses de comenzar la Guerra Civil. En otro titular más pequeño, se leen las razones de Azaña para abandonar la capital: «El jefe de la República trata de esquivar a los fascistas», lo que no deja de tener una cierta lectura política a la luz de las acusaciones de Donald Trump contra «Antifa», un movimiento de izquierda en EE UU que fue acusado por el presidente como instigadores de la violencia racial. La misma dialéctica casi un siglo después.

Para algunos comentaristas, el hallazgo del diario con fecha de 1936 probaría que la estatua tendría menos valor histórico al haber sido erigida mucho tiempo después de la guerra de secesión. Argumentos que facilitarían su retirada, a la que se resisten algunos gobiernos locales o estados. Los objetos, así pues, habrían sido depositados a modo de cápsula del tiempo pero, por el momento, se ignora quién los colocó allí y con qué intenciones. Lo del bourbon en Kentucky no puede sorprender, y de hecho la destilería Glenmore sigue operativa en Owensboro estos días. El diario también continúa en funcionamiento, aunque ahora solo sale a la calle dos veces por semana debido a la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus. Finalmente, también nos queda por saber por quién brindó antes del último trago la persona que depositó la botella y qué pensaría de las noticias del periódico de ese día y de las que estamos escribiendo tantos años después. Por curiosidad.