Libertad para Rafael Amargo y los otros tres detenidos

La jueza ha impuesto medidas cautelares: retirada de pasaporte y obligación de acudir al juzgado cada 15 días

El Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid, en funciones de guardia de detenidos, ha acordado la puesta en libertad de Rafael Amargo y de las otras tres personas detenidas el pasado martes por integrar supuestamente una red de tráfico de metanfetaminas, según informó un portavoz del TSJM. La magistrada ha tomado esta decisión contra la petición del Ministerio Fiscal, que solicitaba la prisión incondicional para todos ellos, en base a que existe un escaso riesgo de fuga (tienen domicilio conocido y arraigo familiar), de destrucción de pruebas y de reiteración delictiva. Sin embargo, sí aplicó medidas cautelares: retirada del pasaporte, la prohibición de salir del territorio nacional y la obligación de acudir los días 1 y 15 de cada mes al juzgado.

Varias piezas separadas

La causa sigue su curso y ahora será el Juzgado de Instrucción nº 48, el órgano que tramita este expediente de investigación desde hace meses, quien continúe con la instrucción del caso y ante quienes tendrán que declarar los encartados. Dicho asunto consta de varias piezas separadas y, a día de hoy, todas las actuaciones están declaradas secretas. Después de dos días detenido y tras pasar todo el día de ayer en los calabozos de Plaza Castilla, el artista, su pareja Luciana Bongianino, el productor Eduardo de los Santos y otro amigo del bailaor, salieron finalmente a la calle en torno a la medianoche.

“Era para consumo propio”

Según fuentes cercanas a la investigación, Amargo habría declarado que toda esa cantidad de droga la había adquirido de cara al confinamiento para consumo propio. El hecho de que la jueza les haya dejado en libertad no quiere decir que haya creído esta tesis.

Una balanza de precisión

Han sido más de ocho meses de investigación de la Policía Nacional y la Fiscalía Antidroga que culminaron la tarde noche del martes con la detención de Amargo y los otros tres implicados. Durante los registros practicados en la vivienda del artista, en la calle Palma, y en la calle Alcalá, los agentes se incautaron de 100 gramos de metanfetamina. Concretamente 60 gramos de «cristal», 20 de ketamina, sildenafilo, mefedrona, popper, 2GB y GHB o éxtasis líquido, además de anabolizantes, ocho teléfonos móviles y unos 6.000 euros en efectivo, en billetes de 500, 100, 200 y 50. Pero entre los efectos más relevantes para la investigación estaba una balanza de precisión, una «tanita», propiedad del artista. Esto, unido a otros útiles para la venta como sobres monodosis y las escuchas, avalarían la tesis policial de que este grupo no se dedicaba a consumir sino a distribuir la metanfetamina.

100 euros el gramo

Es importante destacar que, aunque 100 gramos no parezca gran cantidad sí lo es cuando hablamos de metanfetamina. El gramo es mucho más caro que el de cocaína. Estaría en torno a los 100 euros el gramo porque se necesita mucha menos cantidad para «colocarse». Eso significa que la cantidad de «cristal» que tenían solo el pasado martes les reportaría unos beneficios de 6.000 euros.

Fuentes de la investigación sostienen que esa cantidad aproximada la podían despachar en una semana. Era la vivienda del artista hasta donde, al parecer, se dirigían los clientes a comprar esta droga cuyo consumo en España no está demasiado extendido. Por este motivo, los investigadores sostienen que el de Amargo era uno de los principales grupos de distribución en la zona centro de Madrid, concretamente Malasaña y Chueca.