Peligra el centro histórico de Venecia si no se prohíben los cruceros, dice la Unesco

La organización ha lanzado un ultimátum: o “se detienen inmediatamente” estos grandes barcos, o la ciudad italiana entraría en su lista negra

Vista de Venecia
Vista de Venecia

El que no ha ido a Venecia, no puede entender hasta qué punto la ciudad está masificada por el turismo. La pandemia le ha propiciado un respiro de gentes por sus calles y de incesantes barcos cargados de visitantes desembarcando en sus puertos. No obstante, la normalidad está volviendo y, con ella, la carga turística, cosa que debería preocupar a los venecianos, a los italianos y, en general, a los amantes de la cultura. A principios de junio, la tranquilidad de los venecianos se rompió de golpe, cuando un crucero entró en la ciudad de los canales por primera vez desde hacía meses. A pesar de que el gobierno italiano prometió que estos barcos se prohibirían en el centro histórico, aún no han cesado sus llegadas. Ante esto, las alarmas han saltado, y no solo por parte de los vecinos.

La Unesco, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, se ha pronunciado, según recoge la agencia de noticias italiana Ansa, diciendo que pondrá a Venecia en su lista negra de lugares en peligro de extinción si no dejan de atracar cruceros allí. Por tanto, ha lanzado un ultimátum, pues advierte que o “se detienen inmediatamente” estos grandes barcos, o el centro histórico de la icónica ciudad peligra.

Será en la sesión anual que celebra la Unesco, este año tiene lugar entre el 16 y el 31 de julio, cuando se discuta una solución para esta situación. Si se aprueba y Venecia, finalmente, figura en la lista negra, la Unesco puede exigir una acción urgente al gobierno italiano con fecha límite para febrero de 2022.

Con esto, no se busca que los barcos se desvíen a un puerto cercano, como ya se había anticipado por parte del gobierno, que ofreció la posibilidad de que atracaran en el puerto industrial de Marghera -al otro lado de la laguna que separa a Venecia con la península italiana- mientras se planificaba la construcción de una terminal alejada de la laguna. El aviso de la Unesco es determinante: o se prohíben de manera permanente y cuanto antes, o Venecia no sobrevivirá.

“Se necesita urgentemente una solución a largo plazo”, explica la Unesco, “una solución que impida el acceso total a la laguna, redireccionando los barcos a puertos más adecuados de la zona”. Por su parte, el ministro de cultura italiano, Dario Franceschini, también se ha pronunciado: “Desafortunadamente, la decisión de la Unesco está en el aire desde hace algún tiempo”.

No obstante, sí admite que “poner a Venecia en la lista de las Naciones Unidas de lugares en riesgo de extinción sería un problema grave para nuestro país”, continúa el ministro, “no hay tiempo que perder. Ya se ha dado un paso importante con el último decreto, pero debemos hacer más e impedir de inmediato el paso de grandes barcos por el canal de la Giudecca”.

Este canal equivale, hasta ahora, a la única forma que tienen los barcos para entrar en Venecia. Ubicado cerca de la isla homónima y extendido hasta la cuenca de San Marcos, en este canal, el más grande de la ciudad junto al Gran Canal, ya tuvo lugar un accidente en 2019, cuando un barco se estrelló contra un muelle y un barco turístico.