Deportes

Rhea Ripley: “Ha llegado el momento de que las mujeres de WWE echemos la puerta abajo”

La campeona femenina de RAW repasa su momento en WWE, el de su división y su combate con Charlotte en “Money In The Bank”, la noche de las oportunidades

A pesar de los avatares pandémicos, Rhea Ripley está consolidada como campeona femenina de RAW y una de las caras de la empresa en WWE
A pesar de los avatares pandémicos, Rhea Ripley está consolidada como campeona femenina de RAW y una de las caras de la empresa en WWEWWE

Durante la última WrestleMania, con aforo limitado pero ya con los aficionados dejando sentir su presencia, Rhea Ripley se coronó campeona de la división femenina de RAW. La superestrella de WWE, que tuvo que vivir su primera coronación sin público y en un clima de extrañeza por el reciente estallido de la pandemia, no pudo contener las lágrimas y se mostró visiblemente emocionada al finalizar su combate con Asuka. Tres meses después de derribar aquella barrera, la luchadora australiana ya está consolidada en el show de los lunes por la noche y luchará este domingo 18 de julio contra Charlotte para retener su título en Money In The Bank.

Además de su décimo combate de pago-por-visión en un panorama cada vez más complicado y competitivo, la pelea de Ripley marcará también un desafío por sus consecuencias, ya que ocho mujeres competirán en la misma noche por hacerse con un maletín que podría poner en riesgo su reinado: la ganadora de Money In The Bank podría retarla incluso esta misma madrugada. Después de dejar las cosas claras con Natalya y Tamina en el espectáculo semanal, Ripley habla con LA RAZÓN sobre su campeonato, su relación con Charlotte y el estado general de la división femenina en WWE.

Rhea Ripley se medirá contra Charlotte por tercera vez en Money In The Bank, en la noche del 18 de julio y, por fin, frente al Universo de WWE FOTO: WWE

-¿Cómo se siente de cara a ese rencuentro con los aficionados? Durante el fin de semana de WrestleMania tuvimos una especie de prueba, pero ahora parece que es definitivo.

-Estoy muy emocionada. Mucho más de lo que se podría pensar en un primer momento, porque para mí esas reacciones son todo. En WrestleMania pudimos probar, un poquito por encima, cómo iba a ser esa vuelta, pero esto será distinto. Fue un poco triste, porque parecía que ya todo iba a volver a la normalidad y tuvimos que esperar todavía unos meses más. Es muy distinto luchar con o sin público, porque para mí la conexión es crucial. No sé si en el ThunderDome he dado lo mejor de mí misma, porque no estaba igual de cómoda, o al menos al mismo nivel.

-Si los datos no fallan, este será su décimo PPV en el elenco principal de WWE y Charlotte ha estado en varios de ellos. ¿Qué admira de ella y qué cree que, definitivamente, hace mejor?

-Admiro su valentía y su fuerza. Es una mujer muy fuerte y muy independiente, porque siempre intenta dar la mejor versión de sí misma, incluso en eventos menores, donde otra pondría el piloto automático. En lo que sí me veo mejor que ella es a la hora de meterme en la cabeza del rival y trastocar su estrategia. Ahora me ve como una amenaza, pero durante mucho tiempo sentí como una especie de condescendencia en la que ella creía que yo quería ser como ella o crecer como ella sobre el ring. No es el caso en absoluto. Si alguna vez me he mirado en ella es para demostrar y demostrarme lo niñata consentida y reina del drama que puede llegar a ser.

-Os enfrentasteis por primera vez en WrestleMania 36, pero ha llovido mucho desde aquel combate. ¿Qué cree que ha cambiado entre ustedes durante todo ese tiempo?

-Creo que nuestra química de combate se ha vuelto mucho más brutal. Nos conocemos mucho más que antes, y ahora sé que debo estar atenta a todo lo que haga, pero durante todo este tiempo hemos ido escalando en la violencia que se ve en nuestros combates. Ahora es mi momento y creo que en Money In The Bank seré yo quien gane limpiamente.

-No sabemos todavía el orden de los combates, pero podría ocurrir que Doña Dinero en el Banco vaya a por tu título si te ve en una situación de debilidad. ¿Tiene pensada alguna estrategia en el caso de que se de esta situación?

-Siendo honesta, no estoy segura de tener un plan. Es una situación bastante extraña y distinta para mí. Es algo en lo que nunca he tenido que pensar ni tener en cuenta, pero sabiendo que el combate con Charlotte será duro, no me extrañaría que alguien intente canjear su oportunidad por el título. Sea quien sea, debe saber que en mí encontrará pelea y que tendrá que arrancarme el título de mis manos ya muertas.

Campeona desde el pasado mes de abril, Rhea Ripley está consolidada ya en RAW, el show de los lunes por la noche FOTO: WWE

-Me gustaría preguntarle por la situación más estructural, no tanto la coyuntural. ¿Cree que es el mejor momento de la historia de WWE para ser luchadora? ¿Qué puede hacer mejor la compañía?

-Es un gran momento para ser luchadora en WWE, sobre todo desde un punto de vista femenino. Después de mucho tiempo, nos han dejado subirnos al ring en igualdad de condiciones y hemos sido capaces de demostrar que podemos hacer, al menos, tanto como los hombres. Sí me gustaría, eso sí, que pudiéramos tener cada vez más mujeres en los espectáculos, también con más tiempo para contar mejor nuestras historias en el cuadrilátero. Hemos trabajado mucho para conseguir estar bajo el foco principal y ya no nos vamos a alejar nunca más de él. Todavía no tenemos la misma consideración ni las mismas facilidades para llegar al evento principal, pero ese momento llegará pronto, no te puedo decir cuándo, pero llegará la hora de que no nos puedan seguir negando los espacios de privilegio. Estoy muy orgullosa de todo lo que hemos conseguido como división femenina y llegará un punto en el que no nos puedan seguir negando el espacio. Es la hora de que echemos la puerta abajo.

-Hace unos días vimos el debut en roster principal de Shotzi (Blackheart) y (Tegan) Nox. Ellas vienen de NXT, de donde cada vez salen menos luchadores. ¿Crees que es algo relacionado con la pandemia o es porque NXT se ha convertido en un espacio más grande y mejor para trabajar?

-Un poco ambas cosas. La compañía ha llegado a un punto en el que tenía tantos luchadores que era hora de que se empezaran a mover y buscaran su sitio en otros lugares. Me da pena, eso sí, que no debutaran en RAW conmigo, para sentirme más arropada, pero es emocionante ver hasta dónde pueden llegar como pareja y en solitario. Disponemos de un tiempo limitado y creo que cada vez será más común ver a superestrellas saltando de una marca a otra para buscar su hueco. El futuro tiene muy buena pinta.

-¿Qué es lo que más echa de menos de su paso por NXT?

-Echo de menos muchas cosas, porque NXT era mi casa. Echo de menos la sensación familiar, y tener a todas mis chicas en el vestuario. Pasé tanto tiempo allí que mi química con las chicas creció muchísimo. No se trata de menospreciar lo que tengo en RAW, pero es que aquello es irrepetible. De todas formas, estoy muy emocionada por ver qué nos depara el futuro.