Arte

El reto de la arquitectura: procurar viviendas dignas

«Palabra de Pritzker», de Llàtzer Moix, reúne 23 arquitectos ganadores de este premio donde reflexionan sobre su obra y los problemas que aguardan en el futuro

El «Domo de papel» de Shigeru Ban. Un ejemplo de arquitectura ecológica y de emergencia
El «Domo de papel» de Shigeru Ban. Un ejemplo de arquitectura ecológica y de emergencia

Ahora que el Premio Princesa de Asturias de la Concordia ha recaído sobre el arquitecto japonés Shigeru Ban con su arquitectura de emergencia, quizá conviene escuchar (o leer) a otros veintidós Premio Pritzker para reflexionar sobre el futuro de la arquitectura, que, a pesar de lo que algunos puedan pensar, también va ligado a los retos de un mundo globalizado. La urgencia climática, el desplazamiento de población, la revolución de los materiales y los nuevos modelos sociales marcan el paso de una profesión, que como han asumido la mayoría de los arquitectos, no consiste solo en levantar un edificio por espectacular que pueda resultar. Llàtzer Moix reúne en un volumen sus conversaciones con Álvaro Siza, Renzo Piano, Norman Foster, Rafael Moneo. Toyo Ito, Jean Nouvel, Balkrishna Doshi, Tadao Ando o Frank Gehry, entre otros. «Uno de los hallazgos del libro es que los periodos formativos de los arquitectos, los periodos de infancia, son determinantes en su concepción de la arquitectura que después desarrollan. Glenn Murcutt pasó sus primeros años en Nueva Guinea, en un ambiente tropical, de vegetación exuberante, lluvias y torrentes desbocados. Por eso no es casualidad que sus casas familiares siempre hayan aspirado a sacar el mejor partido de las fuerzas de la naturaleza», explica el autor.

Estas entrevistas no son solo la semblanza artística, el perfil humano y oportuno de unos creadores que en ocasiones han poblado nuestras ciudades de edificios icónicos. También es la reflexión sobre sus proyectos y una acertada mirada de hacia dónde va la arquitectura. «El gran desafío, no solo arquitectónico, también medioambiental, es proporcionar una respuesta para albergar a las personas que emigran del campo hacia la ciudad, que se cuenta por millones. Hacia el 2050, el 75 por ciento de la humanidad vivirá en ciudades, ahí sí que tenemos un problema enorme. Si no logramos dar una vivienda digna a esas personas, tenemos un problema social importante, pero si logramos darles una, tenemos un problema medioambiental también, porque el 50 por ciento de los problemas medioambientales tienen origen en la industria de la construcción, el transporte y la agricultura. Norman Foster nos recuerda estos dos problemas: la vivienda y hacerlas sin cargarnos el planeta».

Llàtzer Moix repasa las obras de estos arquitectos, explora su evolución, alude a sus fracasos y sus éxitos, pero también repara en sus críticas a la estandarización de la arquitectura, la relación con la tecnología y la revolución de los materiales. Unas preocupaciones vigentes. «En los últimos diez años la arquitectura tiende a que se repeste más el medioambiente. Esta responsabilidad empieza en la construcción. Ahora se está promoviendo la construcción con madera, en lugar del hormigón, que deja una huella más profunda en el medio ambiente. Deberíamos ir hacia otros materiales».

Presupuestos ajustados

A este respecto, Moix asegura que es imprescindible la durabilidad para «atajar obsolescencias programadas» y que es «imprescindible, no solo el correcto aislamiento de los edificios, para ahorrar energía y calor, sino a buscar materiales de proximidad», que contaminan menos, y «tratar de construir presupuesto ajustados para evitar despilfarros, cosa que se logra con una planificación esmerada. Se debe procurar que el funcionamiento de una vivienda sea optimo, suprimir sistemas costosos, apostar por la aireación natural y el aprovechamiento máximo de los recursos naturales».

El autor recuerda que los arquitectos siempre se han quejado de que la industria de la construcción está en manos del mercado y de los criterios económicos. «Es una guerra que siempre repercute sobre el cliente final». Pero también subraya algunos avances. Y menciona un ejemplo: Anne Lacaton y Jean-Philippe Vassal. «Cuando recibieron del encargo de derribar unos bloques de apartamentos de viviendas sociales de los 60 y 70, decidieron reacondicionar. Salía más barato que volver a construirlos y aportaron soluciones, lo que ahorró dinero publico, aportó calidad habitacional, con más luz y espacio, a estas viviendas pensadas para clases no pudientes y a un precio económico. Son soluciones lejos de los arquitectos estrella». Por eso, aparte de impulsar espacios urbanos que ayuden a cohesionar la convivencia, en la arquitectura se abre otro plano interesante: la reforma de los edificios para mejorarlos, hacerlos más funcionales y más habitables.

En el vientre del arquitecto

★★★★
El libro aporta un fresco sobre la arquitectura de los últimos años y apunta cuáles son los problemas que se abren a partir de ahora en la sociedad
«Palabra de Pritzker» es un libro destinado a trascender como un documento referencial entre los profesionales y estudiosos de la arquitectura. Llàtzer Moix ha hilvanado un relato a través de 23 ganadores del Premio Pritzker que no solo permite comprender, en profundidad, la evolución de este importante galardón, sino, además y sobre todo, sumergirse en las diferentes derivadas de la arquitectura contemporánea. El esquema que vertebra el libro es ya un clásico: perfil introductorio del autor y entrevista. Pero la clave que confiere una importancia especial a este libro no es tanto el formato cuanto la forma en la que este se desarrolla y se exprime hasta en sus últimas posibilidades.
La visión de Moix va mucho más allá de la del profesional del periodismo; la suya es la «gestión de información» de un experto de la arquitectura, que desenvuelve en la atmósfera del medio con un conocimiento capaz de desnudar al más irreductible de los entrevistados. El autor plantea cada entrevista con una encomiable demora, abriendo un dilatado tiempo de diálogo en el que la ruta siempre está claramente perfilada: formación, influencias, ideario y análisis de las obras más relevantes. A partir de esta ruta predeterminada, entrevistador y entrevistado son libres de zizaguear, de dibujar meandros que nos aproximan a orillas más personales e íntimas, las cuales procuran inestimables claves para la hermenéutica de cada uno de los corpus arquitectónicos.
Desde Frank Gehry hasta Diébédo Francis Keré, pasando por Siza, Nouvel, Moneo, Ando, Piano, etc, Moix entrega una serie de radiografías humanas y profesionales escindidas en dos niveles de lectura: el que, de un lado, permitirá a no iniciados en la arquitectura obtener una aproximación reveladora a una de las artes socialmente más influyentes de nuestro periodo; y aquel que, de otro, otorgará a estudiantes y profesionales del medio un material preciso desde el que profundizar en la producción de los grandes representantes de esta disciplina. En cualesquiera de ambos casos, Palabra de Pritzker constituye una imprescindible cartografía de la arquitectura contemporánea que, con total seguridad, adquirirá el estatus de libro imprescindible y de obligada lectura.
▲ Lo mejor
Una cartografía de la arquitectura contemporánea apta para iniciados y no iniciados
▼ Lo peor
No tiene nada reprochable. Se trata de un documento escrito excepcional