MENÚ
lunes 14 octubre 2019
00:05
Actualizado

Churchill recurrió a Hollywood para forzar a EE UU a entrar en la Segunda Guerra Mundial

Propuso el argumento de "Lady Hamilton", en el que se comparaba a Hitler con Napoleón

  • Elaboró el guión de una película para demonizar a los nazis y provocar que EE UU entrara en la guerra
    Elaboró el guión de una película para demonizar a los nazis y provocar que EE UU entrara en la guerra

Tiempo de lectura 4 min.

19 de septiembre de 2019. 13:58h

Comentada
Paco Rodríguez 19/9/2019

ETIQUETAS

La Alemania nazi era consciente de que la propaganda era fundamental para lograr transmitir su mensaje y obtener un apoyo de masas. Uno de sus mayores exponentes fue Joseph Goebbels​​, ministro de propaganda del tercer Reich entre 1933 y 1945, que llegó a establacer los 11 principios de la propaganda.

Pero no sólo ellos eran conscientes de la importancia de saber lanzar un mensaje para conseguir su objetivo. Es el caso de Winston Churchill, primer ministro británico y uno de los grandes líderes de la Segunda Guerra Mundial. El conflicto bélico arrancó en 1939 con la invasión nazi de Polonia. La fuerza del ejército alemán avanzaba rápidamente y logra controlar o someter a la mayor parte del continente en un plazo de dos años. Debido a la fuerza del oponente y consciente de la necesidad de que Estados Unidos interviniera para frenar el avance de Hitler, Winston Churchill ideó un plan para convencer al gobierno norteamericano. Así, primer ministro británico trató de que el mensaje debía ser claro y tendría que llegar desde dentro del país. Así, ideó el guión de una película y buscó como conseguir llevarla a cabo. En primer lugar, contactó con el director y productor Alexander Korda, un inmigrante húngaro y judío. Tras convencerle, había que lograr que fuera un éxito. Para ello, recurrió a dos de los grandes actores del momento, el matrimonio formado por Laurence Olivier y Vivien Leigh. Así se hizo posible "Lady Hamilton", que se estrenó en 1941 y que fue un éxito de público y crítica. Así lo refleja un documental que la BB emitirá el próximo miércoles y que confirma lo que durante muchos años se dijo, que la cinta era un arma de propaganda británica dirigida al público estadounidense y diseñada para establecer paralelismos entre Napoleón y Adolf Hitler.

La película narraba las aventuras de Sir William Hamilton (Alan Mowbray), embajador británico en la corte de Nápoles, que se casa con la joven Emma (Vivien Leigh), que prefiere vivir en Italia que formar parte de la alta sociedad de Londres. La pareja es feliz hasta que llega Lord Nelson (Laurence Olivier), considerado un héroe por sus gloriosas victorias navales. Sir William acepta la aventura entre Nelson y su joven mujer, fingiendo no saber nada. Pero la relación no es tan sencilla.

La mano de Churchill se puede ver en varias de los diálogos, pero uno destaca sobre los demás. En una de las escenas clave en la película se a Nelson, interpretado por Olivier, que advierte que el emperador francés Napoleón de "nunca podrá ser el dueño del mundo hasta que lo haya destrozado". Además, indica que "no puedes hacer las paces con los dictadores, tienes que destruirlos, eliminarlos. Señores, les imploro, que hablen con el primer ministro antes de que sea demasiado tarde. No ratifiquen esta paz".

Lady Hamilton fue un éxito crítico y comercial tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos, y Korda fue el primer director de cine en ser nombrado caballero en 1942. En el documental se indica que Churchill vio la película en al menos 15 ocasiones y que lloró en todas, incluido el pase que presenció junto al presidente de EE UU, Franklin Roosevelt, en 1941.

Roosevelt decidió enviar tropas a Europa en el mismo año que se estrenó la película, después de haber firmado varios acuerdos diplomáticos con Churchill, como la Carta del Atlántico, -contraria a la ideología y la política totalitaria nazi- y de que Japón bombardeara de la base de Pearl Harbour en diciembre.

Últimas noticias