Sección patrocinada por sección patrocinada
Cine

Estreno

Crítica de "Blood de Brad Anderson": sangrienta madre coraje ★★1/2

Director: Brad Anderson. Guion: Will Honley. Fotografía: Björn Charpentier Intérpretes: Michelle Monaghan, Skeet Ulrich y June B. Wilde. EE UU, 2023. Duración: 108 minutos. Terror.

Crítica de "Blood de Brad Anderson": sangrienta madre coraje ★★1/2
Crítica de "Blood de Brad Anderson": sangrienta madre coraje ★★1/2LR / AGENCIAS

Director: Brad Anderson. Guion: Will Honley. Fotografía: Björn Charpentier Intérpretes: Michelle Monaghan, Skeet Ulrich y June B. Wilde. EE UU, 2023. Duración: 108 minutos. Terror.

Sabrá Dios las razones por las que alguien decidió completar el original «Blood» a secas para el título en español con el nombre del director Brad Anderson, el mismo que realizó «El maquinista», por ejemplo. Ni que fuera Fellini. Lo que nos queda, más allá de la anécdota, es un drama (sobre todo) de terror (que menos) protagonizado por Michelle Monaghan, que encarna a Jess, una mujer separada y ex drogadicta que debe mudarse a una vetusta granja con sus hijos, la adolescente Tyler y Owen, de ocho años, porque no tiene donde caerse muerta. Durante el arranque del filme aparece un perro que dura lo que la mayoría en este género, o sea, medio telediario, aunque esta vez el pobre animal reaparece transformado en diabólica criatura. Algo en el bosque lo ha envenenado, y, tras atacarlo, también al pequeño Owen, que se convierte en una especie de vampiro cuya sed de sangre no puede apagar de ninguna forma la impotente Jess. Así, con una historia centradada mayormente en las repercusiones familiares que provoca esta «metamorfosis», el principal problema de la cinta radica en que Anderson no explica los motivos por los cuales se desencadena el embrollo, solo señala al «culpable», un árbol siniestro que a saber. Lástima, porque las interpretaciones resultan excelentes y la cinta logra, a veces, dar auténtico miedo. Por las reacciones de Jess, una madre dispuesta a lo que sea para que no le arranquen al niño. Pero la criatura vuelve a tener hambre...

Lo mejor: una excelente Michelle Monaghan dispuesta a lo que sea para no perder a su hijo

Lo peor: a medio camino entre drama familiar y filme de terror, a veces el filme pierde el equilibrio