Cultura

Fernando VII, el cobarde rey felón

El monarca se encargó de ganarse a pulso su mala fama y forjó un ramillete de traiciones a la patria empezando por el intento de destronar a su propio padre, Carlos IV

El monarca Fernando VII con manto real pintado por Goya
El monarca Fernando VII con manto real pintado por Goya FOTO: Museo del Prado Museo del Prado

Fernando VII es el monarca más repudiado de los últimos 200 años. Fue llamado “el rey felón”, y no sin motivo. Lo han hecho trizas historiadores tradicionalistas, franquistas, izquierdistas y liberales. Si alguien quiere leer una biografía suya ya sabe lo que va a encontrar. No solo fue un mal rey, sino un personaje inmoral, cobarde y traidor a España. Es curioso, pero sus traiciones solo le procuraron la impopularidad cuando murió, no en vida. Quizá contribuyó a ello la propaganda que los patriotas hicieron de su persona durante la Guerra de la Independencia, la adoración natural a la monarquía que existía entonces, y la desinformación general, algo lógico para la época. Vamos con las traiciones. Intentó destronar a su padre, el rey Carlos IV. Ciertamente su progenitor no era el hombre más inteligente, pero sí tranquilo y bonachón. Ni una mala palabra, ni una mala acción podría ser el epitafio. Había dejado el gobierno del Imperio a Manuel Godoy. Los fernandinos se agruparon en torno al Príncipe de Asturias, Fernando, para acabar con el valido y, de paso, con el rey. El complot fue descubierto registrando el cuarto del Príncipe, que confesó a la primera y fue perdonado.

No contento con esto, en marzo de 1808 dio un golpe de estado contra Carlos IV en Aranjuez. Usó al populacho, que tomó las calles, y al ejército, lo que fue una constante suya. Luego entregó a la Familia Real a Napoleón, provocando el alzamiento del Dos de Mayo. Después vino la vergonzosa escena de Bayona, en la que Fernando devolvió la Corona a Carlos, y éste se la entregó a Napoleón, que a su vez coronó a su hermano José como rey de España. Mientras los españoles entregaban su sangre por la independencia y la dinastía, Fernando tuvo un retiro de lujo en el palacio de Valençay. Allí escribió cartas a Napoleón felicitándolo por sus victorias militares sobre los españoles. Llegó incluso a pedir la mano de una de sus sobrinas, y rechazó el plan de huida que le propuso un agente británico, al que denunció. Cuando volvió a España pactó con los realistas la traición a los liberales, y comenzó la represión. Los patriotas se pronunciaron en varias ocasiones porque consideraron que el rey era un felón, hasta que triunfaron en 1820. Fernando VII juró entonces la Constitución, pero traicionó a los liberales, urdió un golpe en 1822 y aplaudió la invasión francesa del año siguiente. Tampoco su despotismo gustó a los tradicionalistas, que se sintieron traicionados por Fernando VII y se levantaron en armas en 1826.

La represión de los liberales aumentó entonces. Al pronunciamiento de Torrijos en 1830 lo contestó con fusilamientos para ejemplarizar. Ya lo había hecho con Riego, ejecutado atrozmente en la Plaza de la Cebada, en Madrid, tras ser arrastrado por las calles, o con el Empecinado. De la muerte de este último, llamado Juan Martín, un literato del siglo XIX escribió que fue «expuesto los días festivos en una degradante jaula, hiriendo en ella indefenso al hombre ante el cual temblaron un día Napoleón y sus aguerridas huestes». Fernando VII, además, echó al profesorado liberal y reformista de las Universidades, que llegó a cerrar en 1830. No tuvo tampoco el coraje de mantener el Imperio. Con el dinero que el Reino Unido dio a España por acabar con la esclavitud compró unos barcos rusos de guerra que estaban desahuciados, tanto que cuando llegaron a las costas españolas se hundieron. Al final de sus días intentó enmendar tanta tropelía. Decidió que a su muerte no habría más despotismo, y firmó la Pragmática Sanción para que le sucediera la Princesa Isabel. Aquello abolía la borbónica Ley Sálica que impedía el reinado de las mujeres.

El motivo fue que no quería que reinara su hermano Carlos María Isidro, un tradicionalista, y que acaudilló a los llamados “carlistas”. En su lugar la regente María Cristina puso los pilares de la monarquía constitucional en nuestro país. Atacado por varias enfermedades, en el caluroso verano de 1833 Fernando VII agonizaba. Mientras, los carlistas ya se habían lanzado a la guerra civil en varios lugares. El 29 de septiembre murió en Madrid. Corrió entonces por el país una de sus frases lapidarias: “España es una cerveza, y yo soy el tapón. Cuando yo me vaya, esto estalla”. Fue llevado a El Escorial para ser enterrado en el Panteón Real. Las crónicas dicen que el oficio tuvo que hacerse a toda prisa porque el hedor que desprendía el cadáver era insoportable.