MENÚ
lunes 17 junio 2019
00:32
Actualizado

Keanu Reeves: el hombre que no toca a las mujeres

La popularidad del intérprete ha aumentado en las últimas semanas no solo por sus nuevos filmes, sino porque se ha descubierto que evita tocar a las mujeres cuando posa con ellas

  • Keanu Reeves: el hombre que no toca a las mujeres

Tiempo de lectura 4 min.

14 de junio de 2019. 14:15h

Comentada
larazon.es 14/6/2019

A Estados Unidos le encanta endilgarle el título de novia o novio de América al intérprete de turno. Lo han ostentado, con mayor o menor éxito, Marilyn Monroe, Olivia Newton-John, Meg Ryan y Julia Roberts. Lo mismo que Chris Evans, Ryan Reynolds y, en las últimas semanas, Keanu Reeves. La popularidad del actor se ha disparado recientemente en Estados Unidos gracias al estreno de “John Wick 3” y a su papel en la última comedia romántica de Netflix, “Always Be My Maybe”. Es un clásico “come back” de parte de un intérprete que alcanzó su máxima fama con “Matrix” hace exactamente veinte años. Pero ese odioso termómetro social en que se ha convertido Twitter ha encumbrado a Reeves por una razón que nada tiene que ver con su talento para la actuación.

Según ha descubierto un internauta, el protagonista de “Noviembre dulce” evita tocar a las mujeres cuando posa con ellas. Ya puede tratarse de un retrato en la alfombra roja o de un “selfie” con una fan: en todo momento Reeves mantiene sus manos varios centímetros por detrás de las espaldas de las mujeres junto a las que sonríe.

No debería sorprender que en la era del Me Too el internet haya decidido que se trata de una prueba irrefutable de la caballerosidad de Reeves. Ahí lo tenemos, cuidadosamente evitando rozar a Dolly Parton, que lo abraza cariñosa. O con las manos en los bolsillos junto a Julianne Moore.

“Keanu no quiere correr riesgos”, escribe junto a las imágenes el usuario de Twitter que se fijó inicialmente en la actitud del actor. La cadena de comentarios que siguieron al tuit defienden en su mayoría la actitud de Reeves. Toman su distancia como una muestra de respeto y consideración hacia las mujeres con las que posa.

Su “prudencia” (no hay que olvidar que se trata de una especulación) quizá no les parezca exagerada a muchos, sobre todo considerando que hace dos años Taylor Swift ganó una demanda contra un periodista de radio que le tocó el culo mientras posaban en una alfombra roja. La imagen rodó durante meses por las redes sociales y los medios y la cantante aseguró que su triunfo legal debía ser una victoria simbólica para todas las mujeres.

Ahora, ¿no merece preguntarse también si la actitud del nuevo novio de América es una señal de que las consecuencias del Me Too han sido exageradas, especialmente en Estados Unidos? ¿Hemos llegado al punto en que un hombre y una mujer no pueden ni siquiera posar juntos sin que exista la posibilidad de culparle a él de acoso?

Los ejemplos de actores, directores y productores que se aprovechan de una alfombra roja para poner la mano donde no corresponde abundan, por desgracia. Y a todos habría que darles una lección de respeto y sentido común. Pero no atreverse si quiera a colocarle la mano en el hombro a una colega o una fan por miedo a una posible malinterpretación resulta excesivo, como si se asumiera que cualquier chica está esperando tener una excusa para presentar una demanda por acoso. Y lo más importante: resta importancia a los casos reales y pone en cuestión la credibilidad de las verdaderas víctimas.

Últimas noticias