Cultura

La Metropolitan Opera prescindirá de artistas “pro-Putin” hasta que se solucione el conflicto

A través de un vídeo, el gerente general del teatro, Peter Gelb, ha anunciado que cortará lazos con artistas e instituciones que apoyen o sean apoyados por el presidente ruso

La Metropolitan Opera House, en Nueva York
La Metropolitan Opera House, en Nueva York FOTO: Kathy Willens AP

Entre las horribles consecuencias que está desencadenando -y lo que está por venir- la invasión rusa en Ucrania, figura el veto cultural. Alrededor del mundo, las diferentes entidades y teatros culturales están posicionándose en contra, y una forma de rechazo a los asaltos iniciados por Vladimir Putin es la de solicitar a los artistas rusos con los que trabajan que condenen la guerra. El caso más sonado ha sido el de Valery Gergiev, director de orquesta ruso, amigo íntimo de Putin hacia quien ha procesado más de una vez públicamente gran afinidad, cuenta con un tiempo límite para condenar la invasión, pues de lo contrario será despedido del Teatro alla Scala. Otros teatros ya han dejado de contar con su batuta, así como otros artistas como Anna Netrebko o Kirill Petrenko han condenado los actos rusos. Ahora, el último en sumarse a esta oleada de críticas y sanciones ha sido la Metropolitan Opera de Nueva York.

A través de un vídeo difundido en la página web oficial del icónico teatro, así como en sus redes sociales, el gerente general Peter Gelb ha explicado: “La Metropolitan Opera abre su corazón a las víctimas inocentes de la guerra en Ucrania y señala el heroísmo del pueblo ucraniano. Nos solidarizamos con ellos, e instamos a los líderes del mundo libre a que los apoyen en su hora de necesidad”. Un rechazo hacia la contienda, pues añade que “derramamos lágrimas por ellos, incluidos sus hermanos y hermanas en Rusia, que también son víctimas de las mentiras y la propaganda de Putin, que parece tener la intención de destruir a Ucrania, su gente y todas las libertades personales”.

Con esto, Gelb se ha manifestado ya no solo sobre la postura de la Metropolitan respecto a la guerra, sino también refiriéndose a las decisiones que tomarán hasta que no se solucione el conflicto. El gerente ha asegurado: “Si bien creemos firmemente en la cálida amistad y el intercambio cultural que ha existido durante mucho tiempo entre los artistas y las instituciones artísticas de Rusia y los Estados Unidos, ya no podemos trabajar con aquellos que apoyan a Putin o son apoyados por él”.

De esta manera, y sin especificar nombres en ningún momento, Gelb apunta que estas relaciones no se reestablecerán “hasta que se detenga la invasión y la matanza, se restablezca el orden y se realicen las restituciones pertinentes”. Podrían quedar en el aire, por tanto, las producciones de “Lohengrin” que el teatro programaba para marzo de 2023, pues pertenece al Bolshoi de Moscú, así como la interpretación de Netrebko en “Turandot”, de Puccini, a partir de abril de este año.