Cultura

Teatro

Premio Nacional para el matrimonio del teatro: Petra Martínez y Juan Margallo

La pareja se hace con el reconocimiento del Ministerio de Cultura por su “coherencia” y “compromiso”, según un jurado que también ha destacado “su excelencia escénica”

Petra Martínez y Juan Margallo, una pareja inseparable encima y debajo de las tablas
Petra Martínez y Juan Margallo, una pareja inseparable encima y debajo de las tablasLRfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

No es posible uno el sin el otro. Juan Margallo (1940) es Petra Martínez (1944) y Petra Martínez es Juan Margallo, por ello, el Premio Nacional de Teatro no podía darse por si no es de forma conjunta. «No tenemos sentido por separado», suspira la actriz. Este matrimonio es un pack indivisible, como ha sabido apreciar el Ministerio de Cultura y el jurado de este galardón que llega por unas carreras que tienen sus orígenes en los años 60: «Por la coherencia en la trayectoria mantenida sobre los escenarios, y por su compromiso con el arte y la sociedad (...) Por su resistencia y afán por incorporar a sus obras las nuevas formas y tendencias escénicas, de modo que han sabido hacer teatro del siglo XX, pero también mantener la excelencia escénica que les ha caracterizado en todo el contexto del siglo XXI, sin olvidar su labor pedagógica y de transmisión teatral, ejercida siempre con enorme profesionalidad, no exenta del sentido del humor que impregna sus obras», justifica el fallo.

Da hasta rabia que un momento significativo como este lo pasen separados. Ella, recibió la noticia camino a Castellón para un bolo (La señorita doña Margarita, cuya dirección lleva la firma de su esposo); y él, en el rodaje de la segunda parte de Campeones. Martínez descuelga el teléfono en mitad del viaje y no oculta que ya hacía años que esperaba algo así «para alguno de los dos, pero no a la vez, así que la alegría es máxima», confiesa. La llamada hace imposible ver la cara de la actriz, pero su tono y, sobre todo, conociéndola, no hace falta estar delante para intuir una sonrisa radiante: «Lo primero que voy a decir hoy en la función es que me han dado el premio», ríe.

Petra Martínez se hizo con la Biznaga Ciudad del Paraíso en el Festival de Málaga de 2021
Petra Martínez se hizo con la Biznaga Ciudad del Paraíso en el Festival de Málaga de 2021Carlos Diaz MartinAgencia EFE

Y es que ese humor es indispensable en su trayectoria profesional, como recordaba el jurado, pero también en la personal: «Juan y yo llevamos todo al humor. No tenerlo es muy triste, por eso creo que los políticos deberían desarrollarlo más». Eso sí, lo suyo, lo de los dos, no solo es cachondeo, «siempre tiene que haber compromiso ya sea político o social, sin este no hay teatro», cierra Martínez.

Petra Martínez y Juan Margallo constituyen uno de los matrimonios artísticos más sólidos y fructíferos del panorama cultural español. Iniciados en el teatro independiente, su contribución a la escena del último medio siglo ha sido fundamental. Autores, intérpretes y directores destacan por una trayectoria que arranca en grupos imprescindibles del teatro independiente como TEI, Tábano y Gayo Vallecano. Más tarde, en 1985, ambos fundaron la compañía Uroc Teatro, con la que recorrieron escenarios de todo el país y gran parte de Europa e Iberoamérica y con la que se aproximaron a la dramaturgia clásica y contemporánea con obras como El retablo de las maravillas (1996), Clown Quijote de la Mancha (1998) y El de la triste figura (2005), inspiradas en la obra de Cervantes; Clásyclos (comando incontrolado de teatro) (1998), a partir de versos de Calderón y Lope; Pareja Abierta; Reservadísimo (2001) y La mujer pasota; La mujer sola (2005), montajes de obras de Darío Fo; y La rosa de papel (2004), de Valle-Inclán. Entre los últimos trabajos de esta pareja artística se encuentran Adosados (2007), Cosas nuestras de nosotros mismos (2011), ¡Chimpón! (2015), La señorita doña Margarita (2021) y Hasta que el alzheimer me devore (2021, Sala Mirador).

Juan Margallo empezó su trayectoria escénica a comienzos de los años 60 con obras como Dulce pájaro de juventud y en compañías históricas como la del Teatro María Guerrero, la Lope de Vega y la del Teatro Español, con las que participó en diversos montajes (La belle malmariee; La bella malmaridada, Calígula, El caballero de las espuelas de oro, El villano en su rincón; Los milagros del jornal o El alcalde de Zalamea, entre otras).

Juan Margallo repasó recientemente su trayectoria vital en "Hasta que el Alzheimer me devore", en La Mirador
Juan Margallo repasó recientemente su trayectoria vital en "Hasta que el Alzheimer me devore", en La MiradorLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Por su parte, Petra Martínez se inició en el teatro a finales de esa misma década vinculada a Teatro Estudio de Madrid con obras como Cuento para la hora de acostarse y Noche de Reyes, o lo que queráis; donde conoció a quien se convertiría en su compañero artístico y personal. Petra Martínez también cuenta con una amplia trayectoria en televisión y cine, donde ha sido dirigida por directores como José Luís García Sánchez, Manuel Gutiérrez Aragón, Jaime Rosales y Pedro Almodóvar.

Entre sus reconocimientos, destaca la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2011) al grupo de teatro Uroc. Asimismo, Margallo ha sido galardonado en dos ocasiones con el Premio Max de las Artes Escénicas y Martínez con el Premio Feroz como Mejor actriz protagonista por su último trabajo cinematográfico La vida era esto, de David Martín de los Santos.