Jorge Molina o por qué el Getafe es el tercero de la Liga

Dos goles del veterano delantero dieron la victoria a su equipo ante el Valencia (3-0). Jaime Mata marcó el tercero

Getafe - Valencia
Jorge Molina celebra el primer gol ante el Valencia junto a sus compañeros Jaime Mata y MaksimovicRodrigo JiménezEFE

El Getafe sabe lo que quiere y los jugadores que necesita para ello. Y si tienen 37 años, como Jorge Molina, no importa. El capitán del equipo azulón cumplirá en abril los 38, pero no se cansa de marcar goles. Suyos fueron los dos primeros de su equipo para derribar al Valencia. En el primero ejerció sólo de rematador, aunque era él quien había iniciado la jugada. En el siguiente, después de una jugada un poco embarullada, marcó después de una extraordinaria maniobra en el área, un reverso que le permitió librarse de la defensa valencianista y encarar a Jaume Doménech con tranquilidad.

Molina es un veterano que se ha ganado la vida marcando goles. 166 ha conseguido en toda su carrera. Es lo que más cuesta en el fútbol, pero sólo ha movido 1,6 millones de euros en traspasos, la cantidad que pagó el Betis al Elche para ficharlo. Fue en el equipo ilicitano donde más acierto tuvo, 27 goles en 39 partidos. Marcó más goles en el Betis, 77, pero con una media menor por partido.

En Getafe lleva 51 goles y 20 asistencias y se ha hecho imprescindible a pesar de su edad. Aunque él se quita méritos. “El mérito nuestro es que somos un equipo. Da igual quién juegue”, dice. Y la prueba es que su sustituto, Ángel, además de ser uno de los futbolistas seguidos por el Barcelona, fue el jugador que dio el pase del tercero a Jaime Mata.

Esa jugada del tercer gol fue el mejor resumen del partido. Diakhaby y Ángel se estaban agarrando mutuamente en la carrera. A pesar de que el defensa valencianista es considerablemente más alto y más fuerte que el delantero del Getafe, se cansó antes de la pelea. Se paró a pedir falta mientras Ángel se dirigía cómodamente a la portería. Tenía la opción de marcar y la de pasar y eligió la generosidad para que fuera Jaime Mata el que rematara el partido.

El Getafe se ha convertido en el equipo más complicado para la mayoría de rivales en Primera. El primero después de los dos grandes. La clasificación para la Liga de Campeones ya es algo más que un lejano deseo.