La convocatoria de Rubiales y la pandemia eliminan a Casillas de las elecciones

El portero dispondría de poco más de un mes para lograr los apoyos necesarios para ser presidente de la Federación

Luis Rubiales tiene todo preparado para volver a ser elegido presidente de la Federación Española de Fútbol. Para las elecciones, que todavía no tenían fecha antes de la pandemia, se encontró con un sorprendente rival, Iker Casillas. Ahora que se cumplen diez años de la Copa del Mundo que levantó en Sudáfrica en 2010 era un rival quizá más complicado, pero el actual presidente ha encontrado la manera de eliminarlo.

La convocatoria de las elecciones está fijada para el 17 de agosto, si el mes se declara hábil por el CSD, o para el 17 de septiembre, pero la fecha clave de las elecciones llega mucho antes. El 20 de julio se elige a los representantes en la asamblea, las 140 personas que elegirán al nuevo presidente.

Cuando se paralizó el mundo por la pandemia de Covid-19, Iker Casillas había comenzado a moverse para captar votos en el fútbol modesto. Las Federaciones territoriales controlan gran cantidad de votos, lo que hace prácticamente imposible derrotar en las elecciones al presidente vigente, sea cual sea. Por eso había comenzado a trabajar en esa vía, la de más difícil acceso para él y la que más votos puede aportar para la votación final.

La labor de Casillas se paralizó con el confinamiento, lo que hace aún más improbable la victoria del portero. Las territoriales hay que trabajarlas sobre el terreno y eso es lo que no ha podido hacer Iker en estos meses. Poco más de un mes y una semana parece tiempo insuficiente para conseguir los apoyos necesarios.

Rubiales se imagina ya como presidente y Casillas, probablemente, tenga que esperar otra oportunidad.