El mensaje de la hija de Lim contra los aficionados, que luego borró

El Valencia es un polvorín lleno de mensajes cruzados. Y la hija del dueño contribuye a tensar más el ambiente

El Valencia es un polvorín que no se sabe cómo puede acabar. Voro ha cogido un equipo sin rumbo y los jugadores contestan a los directivos cuando la prensa les pregunta: “Voro en un día ni Guardiola ni Ferguson son capaces de hacer mucho. Ha intentado hacer recordatorio de las cosas que hacíamos bien con el entrenador anterior al anterior entrenador, dijo Rodrigo tras la última derrota valencianista.

Y a Voro le preguntaron por eso: “Hemos intentado que el equipo anímicamente tuviera la mejor predisposición y que fuera solvente defensivamente para hacerlo más competitivo. Marcelino hacía muchas cosas bien porque es un grandísimo entrenador pero no son cosas exclusivas suyas, aunque mi concepto, salvando las distancias, es muy parecido al suyo”.

Todos son mensajes cruzados, echándose la culpa de lo que sucede. El último, la hija de Lim, el dueño: “El club es nuestro y hacemos lo que queremos y nadie puede decir nada”, había escrito. Luego lo ha borrado, pero eso en la red, ya es tarde.