Sara Sálamo, la mujer de Isco, también critica a los toreros

Les acusa de tener mucho ego y siempre se ha postulado como defensora de los animales

La primera concentración de los profesionales de la tauromaquia ante el Ministerio de Trabajo para protestar por la “discriminación” en el reparto de ayudas por la crisis del COVID-19 ha sido objeto de burla por parte de Sara Sálamo, la mujer de Isco. La concentración fue organizada por la Unión de Picadores y Banderilleros de España (UNPBE) y por la Agrupación Sindical de Mozos de Espadas, con el fin de llamar la atención ante la grave situación por la que atraviesa el sector, al que no se han concedido ningún tipo de compensaciones por el parón del estado de alarma. Además de cientos de picadores, banderilleros y mozos de espadas, a la primera concentración acudieron, entre otros, figuras del toreo como Espartaco, Cayetano, José María Manzanares, Diego Urdiales, Cristina Sánchez, Emilio de Justo, Paco Ureña o Miguel Ángel Perera, además del Director del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Miguel Abellán.

La concentración estaba precedida por varias pancartas en las que se afirmaba “Los toreros somos cultura, no a la discriminación”, “La discriminación es delito, la tauromaquia es cultura” o “La cultura no se censura, señora ministra no discrimine a los toreros”. Todos los lemas aludían a la reiterada negativa del Servicio Estatal de Empleo a adjudicar a los profesionales del toreo las ayudas económicas que, para paliar los perjucios de parón del COVID, el Gobierno ha destinado a los artistas en espectáculos públicos, a pesar de que los toreros están reconocidos como tales desde un real decreto de 1985.

La “respuesta” de Sara Sálamo llegó a través de las redes sociales. “De pasta ni idea... Pero de ego vais servidos. Ya ni siquiera apelan al discurso “el toreo es arte” sino “los toreros somos culturas”. ¡Ellos en sí mismos! Pues nada, poneros en un museo, que iremos a contemplaros y a nutrirnos de vuestra presencia”, tuiteó.