¿Peligra el Clásico para Griezmann?

Todos los atacantes del Barça brillaron ante el Ferencvaros. El francés lo vio todo desde el banquillo

Griezmann empezó el partido contra el Ferencvaros en el banquillo y lo terminó en el banquillo. Su lugar en el campo lo ocupó Trincao en un principio y el portugués no paró de encarar y de regatear, con acierto repartido después, a la hora de decidir. Unas veces bien y otras mal. Pero tiene descaro y desborde, algo que necesita el equipo a gritos. Fue el futbolista más destacado de la primera parte, aunque el único de los atacantes que no marcó. Lo hizo Ansu Fati, el cuarto tanto de la temporada: tiene sintonía con el gol el canterano, titularísimo para Koeman. Messi se anotó uno de penalti, y además repartió dos asistencias: “Si hace un partido como esta noche, no puedo quejarme de Leo. Ha trabajado mucho, ha marcado de penalti, pero yo también marcaba de penalti, y ha dado dos asistencias”, dijo el entrenador.

La segunda parte era para Dembélé y Pedri. Fue rara, marcada por la expulsión de Piqué, que obligó al Barça a echarse atrás. Pero los nuevos atacantes tuvieron posibilidad de brillar a la carrera. El francés demostró de lo que es capaz con espacios: lo tiene todo, el regate, la salida por los dos lados, maneja las dos piernas... Pero unas veces le falla la cabeza y otra las lesiones. Asistió y marcó un gol en el tiempo que tuvo. Y a quien asistió fue a Pedri, que ya había dejado su sello el pasado fin de semana en Getafe. Es pura fantasía. Antes de irse, también marcó Coutinho. Goles para todos y Koeman, encantado. “Hay competencia, no sólo por banda derecha. Se puede jugar diferente con Leo en banda o de ’10′. Hay buena gente arriba”, dijo el técnico, que deja la duda para el Clásico. Griezmann no jugó y se puede entender que lo reservó para el partido contra el Real Madrid, pero visto el papel de los demás... Hay debate.