Descubren que 18 levantadores de pesas contrataban actores para sus análisis de orina

La Agencia Mundial Antidopaje asegura que el encubrimiento del dopaje ha imperado durante años en el mundo de la halterofilia

Dopaje en el mundo de la Halterofilia
Dopaje en el mundo de la HalterofiliaArchivoLa Razon

La Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) ha profundizado en la cultura del dopaje y del encubrimiento que ha imperado durante años en el mundo de la halterofilia gracias a la ayuda de confidentes, cuyas revelaciones, una vez comprobadas, han permitido descubrir prácticas como el uso de dobles para pasar los controles de orina, sobornos, aviso previo de pruebas o implicación de entrenadores y dirigentes.

Como resultado, 18 levantadores de pesas de seis países han sido identificados mediante pruebas de ADN como sospechosos de cambiar su orina por la de otras personas. Estos casos se trasladarán a la Agencia Internacional de Control (ITA), autoridad independiente que se encarga ahora de la gestión antidopaje y a la que está suscrita la Federación Internacional de Halterofilia (IWF).

“Es como entrar en una prisión y encontrar gente inocente. Hay excepciones, pero en nuestro deporte la excepción es una entre un millón”, dijo a la WADA un confidente sobre el alcance generalizado del dopaje en esta disciplina.

Entre las prácticas descubiertas por la WADA en cuatro investigaciones que comenzó su departamento de Inteligencia en 2017 figuran: uso de dispositivos urinarios sintéticos para intercambiar la orina sucia por orina limpia, uso de atletas “limpios” como dobles para proporcionar muestras en lugar de los atletas dopados, uso de hormonas de crecimiento indetectables, uso de transfusiones para limpiar la sangre antes de competir, programas de dopaje proporcionados por parte de entrenadores, sobornos de funcionarios para proteger a los atletas, aviso previo a los deportistas que iban a ser controlados e, incluso, “un entrenador que dopó a deportistas de diferentes naciones actuando como consultor en materia de dopaje”. (Shutterstock)

Además, los confidentes coincidieron en “el miedo a hablar y a las consecuencias” que tendría para sus carreras levantar la voz contra el sistema. Los deportistas limpios tienen la sensación de estar “abandonados”.

Según los detalles revelados por la WADA, las investigaciones demuestran que el dopaje en la halterofilia “se extiende más allá de los deportistas y cuenta con el apoyo o la complicidad de personal de apoyo, entrenadores y oficiales”. “Dicho esto”, subraya el organismo, “es importante recordar que existen levantadores de pesas, entrenadores y oficiales limpios. Estos individuos y sus organizaciones desean competir en un terreno de juego justo”.

Estas revelaciones llegan dos semanas después de que el COI diera un toque de atención a la IWF por la lentitud de sus reformas en materia de gobernabilidad y de política antidopaje y en la semana siguiente a que diversas maniobras internas llevaran al organismo a tener tres presidentes distintos en el curso de cuatro días.

El COI ha advertido de que están en peligro “el papel y las cuotas para la halterofilia en los Juegos de París 2024”. En Tokio 2020 ya hay casi una veintena de países con su participación limitada por reiterados casos de dopaje.