Fútbol

El Atlético busca que su derrota ante el Bayern parezca un accidente

El Atlético quiere olvidar ante el Salzburgo la goleada recibida la semana pasada en la Champions. Sus argumentos: son el equipo menos goleado y tienen al Pichichi de la Liga

Oblak, en el último entrenamiento del Atlético
Oblak, en el último entrenamiento del AtléticoRodrigo JiménezEFE

El Atlético se toma la goleada recibida la semana pasada en Múnich como un accidente que no altera sus planes y se refugia en los números que arrojan los cinco partidos que ha disputado en LaLiga. El sábado, después de derrotar al Betis, era el equipo menos goleado, el más goleador y, además, tiene al Pichichi, Luis Suárez, en su equipo. Aunque lo comparta con cuatro jugadores.

Los cuatro goles de la Real Sociedad al Numancia hacen que el Atlético ya no sea el equipo más goleador de la Liga, pero al grupo de Simeone le animan sus cifras. Sobre todo los goles de Luis Suárez. El año pasado tuvo que esperar doce jornadas para que uno de sus jugadores consiguiera cuatro tantos. Hasta esa jornada no marcó Morata los cuatro que ya ha conseguido Luis Suárez. Para eso lo ficharon.

El uruguayo no se entrenó el lunes con sus compañeros, hizo trabajo individualizado, pero Simeone no parece preocupado. «Irá en la lista de convocados. El doctor y yo entendíamos que era mejor hacer un trabajo aparte del grupo. En consecuencia de lo que veamos empezará el partido o esperará en el banco», asegura el preparador rojiblanco.

El Cholo ha encontrado en Luis Suárez lo que buscaba. «¿Sorprendido?», le preguntan. «Sorprendido, no. He encontrado al futbolista que he escuchado por teléfono cuando nos comunicamos en aquella primera charla para ver si había posibilidad de que estuviera con nosotros. Quiso estar acá y lo está demostrando», asegura el preparador rojiblanco. «Ojalá lo podamos ayudar a seguir en su línea habitual de todos los últimos años y que nos ayude en lo mejor que sabe hacer, que es el gol», añade.

El uruguayo no es infalible. Se lamenta Simeone de ocasiones falladas, como la que tuvo contra el Bayern de Múnich en el comienzo del partido.

Luis Suárez se ocupa del gol, aunque los números para el Atlético pueden ser engañosos. Ha marcado diez goles en cinco partidos, una media de dos por encuentro. Pero el 6-0 de su primera jornada ante el Granada distorsiona todo. En el resto de partidos la media es de un tanto, lo que acerca más a los rojiblancos a la realidad del año pasado.

En defensa, la realidad sigue siendo la misma que en años pasados. Sólo ha recibido un gol en LaLiga, aunque se multiplicaron por cuatro en Múnich la semana pasada. «Jugamos un buen partido, creo que el resultado no fue justo al final. Parece que cuando juegas contra el Bayern, con media ocasión te hacen un gol, pero hubo momentos buenos», asegura Savic.

«Los números hablan bien sobre nuestra línea defensiva. Recibir sólo un gol en nuestra Liga no es fácil», asegura el defensa montenegrino, que vive sus mejores momentos en el Atlético.

La perfección defensiva del equipo de Simeone es tal que a los jugadores les da rabia incluso recibir un gol en un partido que ganan por 6-1, como el debut en Liga ante el Granada. «Me da rabia porque hemos recibido un gol después de ir 5-0», reconoce Savic.

Los defensas cumplen, pero se sienten más seguros aún con la presencia de Jan Oblak por detrás. «Si nos pasan a nosotros tenemos a un portero que para mí es el mejor del mundo. Todo el equipo está haciendo un buen trabajo defensivo y tenemos que seguir haciendo lo mismo», asegura el balcánico.

Al Atlético le falta mejorar las prestaciones defensivas de sus laterales, Trippier y Lodi. El inglés se vio completamente superado el sábado pasado contra el Betis. Por el costado derecho de la defensa del Atlético entraban con demasiada facilidad Álex Moreno y Tello.

Simeone confía en sus laterales, aunque de ellos valora sobre todo su aportación ofensiva. «Están haciendo un buen trabajo tanto Trippier como Lodi y da la sensación de que hemos tenido bastantes asistencias y algunas de ellas se han podido finalizar», dice el Cholo. Para lo demás ya está Oblak.