Dinamo de Kiev-Barcelona: Sin Messi y ¿con qué defensa?

Koeman da descanso en la Champions al argentino y a De Jong. Lenglet, único central y jugará el canterano Óscar Mingueza

Messi jugó contra el Atlético, no estuvo bien, y va a descansar en la Champions ante el Dinamo de Kiev
Messi jugó contra el Atlético, no estuvo bien, y va a descansar en la Champions ante el Dinamo de KievJuanJo MartínEFE

«Hemos decidido no llevar a Leo [Messi] ni a Frenkie [De Jong] porque la situación en Champions es cómoda y ellos necesitan descanso», explica Ronald Koeman. El Barcelona tiene la clasificación europea a tiro tras tres triunfos de tres. No le urgen los puntos sí o sí en Kiev ante el Dinamo, pero tampoco está para muchos tropiezos, sobre todo en el aspecto moral, después de haber perdido en el Metropolitano contra el Atlético. Otra derrota seguida, por mucho que tuviera solución, aportaría más ruido a un equipo al que se le acumulan los problemas en forma de resultados, lesiones, dificultades económicas... No vive dos días seguidos de tranquilidad desde hace tiempo y pasa de la euforia a las dudas con nada. Todo eso resta o retrasa en la lucha por renovarse que persigue el entrenador holandés, llamado como salvador de un Barça que tocó fondo la pasada temporada. A pesar de esas circunstancias, Koeman ha primado dar descanso a los futbolistas con más partidos, sobre todo teniendo en cuenta el calendario que queda hasta que termine 2020: tres jornadas de Champions y siete de Liga, de lo que el entrenador se quejó de nuevo: «A veces hay que proteger a los jugadores porque el calendario es increíble. Es imposible mantenerlos en forma, mira Sergi Roberto, si se ha lesionado es por el gran número de encuentros que ha jugado, como Ansu. Todo el mundo lo sabe. Pero tenemos que seguir jugando. Es la hora de que todo el mundo reflexione sobre esto: la FIFA, la UEFA...».

Messi, por tanto, se queda en Barcelona y para quitarse el mal sabor que le dejó el partido contra el Atlético, en el que perdió 23 balones y apenas aportó, tendrá que esperar a la visita de Osasuna al Camp Nou el domingo. «Hablamos demasiado de él porque siempre ha tenido mucha influencia en los éxitos de este club y todavía puede hacerlo. Estoy convencido de que todavía es el jugador que necesitamos», lo defendió su técnico. Quizá lo del Metropolitano fue una cuestión de fatiga, aunque el ambiente ya estaba enrarecido tras el «estoy cansado de tener la culpa de todo lo que pasa en el club» que soltó nada más regresar de los compromisos con Argentina. El «10» lleva 674 minutos en la Liga, todos los posibles menos 45, ya que contra el Betis entró en el descanso. En Champions son 270, pleno. Y a eso se suman 360 con su selección, para un total de 1.304 desde septiembre, a lo que hay que añadir dos viajes transoceánicos para ir con la albiceleste. No ir a Kiev supone también ahorrar otro desplazamiento largo.

En el caso de De Jong, un futbolista más joven que Leo, acumula todavía más minutos. En Liga sólo se ha perdido diez ante el Getafe y lleva 710. En la Champions, también 270, y con Países Bajos, 585 en siete duelos y tres concentraciones, una de ellas antes del comienzo de LaLiga. Son, por tanto, 1.565 minutos de juego en tres meses y medio. No ha dudado Koeman en dejar a su compatriota fuera pese a las apreturas que tiene en defensa. Frenkie de central ya es un parche, pero sin él sólo queda sano Lenglet, con Araujo apurando su recuperación y Piqué fuera por un largo tiempo. Será la ocasión para el canterano Óscar Mingueza, que todavía no ha debutado, pero que ha entrado en su quinta convocatoria y esta vez lo hará para jugar. El panorama del Barça en la retaguardia es desolador: a lo de los centrales se une que Dest es el único lateral derecho por la baja por unos dos meses de Sergio Roberto. Para el izquierdo están Jordi Alba y un futbolista en el que Koeman no confía: Júnior Firpo, con apenas 29 minutos este curso. «Es un momento para dar la oportunidad a los jóvenes», admitió el técnico, consciente de la situación del club, sin capacidad económica para fichar. «Ahora no se puede hacer nada. Si hay alguna posibilidad habrá que hablar con el club para enero», reconoce.

“No veo al equipo débil defensivamente”

El Barcelona sólo ha sido capaz de dejar su portería a cero en tres partidos de once jugados esta temporada: en las dos primeras jornadas de Liga y en el duelo de Champions ante la Juve. «No veo al equipo débil defensivamente», dijo Koeman, que admitió que en partidos como el del Dinamo de Kiev en el Camp Nou sí lo hicieron mal como conjunto, al fallar en la presión. Pero muchos de los goles encajados son por errores individuales, como el de Ter Stegen en el Metropolitano o el de Neto y Piqué, compartido, contra el Alavés, en los dos últimos tropiezos. «Hay cosas que mejorar, claro», insistió sobre la defensa. «Y en ataque, ser mas efectivos», opina el entrenador.