A-Kid, el madrileño que soñaba con luchar en la WWE: “Mi carrera ha explotado”

A-Kid habla con LA RAZÓN tras su combate de ayer por el título de NXT UK, la división de la WWE en el Reino Unido

En el ring es conocido como A-Kid o como El Niño Anónimo. En la vida real se llama Carlos Ruiz. Nacido en el madrileño barrio de Vallecas (9-5-1997), alucinaba de pequeño con los combates de lucha libre que se emitían por televisión. Esta pasión, primero se convirtió en un sueño y después, fruto del trabajo y el esfuerzo, se ha convertido en su profesión: “En mi barrio solo se jugaba al fútbol pero después me di cuenta de que no lo disfrutaba”, cuenta en una entrevista a LA RAZÓN.

Se ha convertido en el primer español en haber firmado un contrato a tiempo completo con la WWE, la mayor industria de lucha libre del mundo, y el primer español en ganar un torneo de la compañía, la Heritage Cup. Ayer, peleó por el título de la NXT UK, la división que la WWE tiene en el Reino Unido, aunque fue derrotado por el campeón, Walter, un austriaco de casi dos metros: “Fue bastante gracioso cuando pusieron las características físicas, pesaba casi el doble que yo”.

A pesar de ello, nada le despierta del sueño que está viviendo. Él sigue trabajando para lograr su próximo objetivo, luchar en NXT en Estados Unidos. Quién sabe si algún día llegará hasta las divisiones más famosas de la compañía: Raw y SmackDown.

- ¿De dónde le viene la pasión por la lucha libre?

Yo descubro el wrestling con figuras de acción. Es extraño, pero es así porque hubo un momento en España en el que no había wrestling en televisión. Y la única manera de verlo era a través de una cinta que venía con estas figuras, en este caso de Goldberg. Absolutamente adoraba esa cinta, pero pensaba que era una película de acción o de superhéroes que se basaba en un ring. Años más tarde, cuando vuelve a televisión, mi madre un día me dice ‘mira esto es lo que te gustaba’. Además, ahí veía a gente a la cual ya había visto en la cinta, como por ejemplo Rey Misterio. En ese momento me enamoré por completo de esto y decidí que quería ser luchador.

- O sea que su afición a la lucha libre viene de antes al boom televisivo de la WWE en España.

No es que fuese una afición por el wrestling, porque yo ni siquiera sabía realmente lo que era eso, pero sí que es verdad que disfrutaba mucho con esa cinta. Yo la veía como veía mi peli de Spider-Man o de Pokemon, lo veía como algo único y que podía volver a ver muchísimas veces. Pero cuando descubro que esto es real, que incluso puedes ir a verlo en la vida real y hacerlo, fue increíble. Eso sí ocurre ya con el boom de la WWE en España.

- ¿A qué edad empezó a probarse en la lucha libre?

Empecé a entrenar a los 10 años y mi primer combate fue a los 15.

- ¿Y cómo fueron los inicios? Intuyo que en España no hay los mismos recursos que en otros países.

Ahora mismo sí los hay, contamos con profesionales que son capaces de enseñar a las próximas generaciones y, sobre todo, tienen medios. Hay escuelas que tienen un ring y son seguras. En aquella época es cierto que no había mucho. Yo tuve la suerte de encontrar a un grupo que estaba practicando lucha libre en Madrid, pero es que no había nadie que hubiera conseguido algo con ello. Entonces nos poníamos a enseñarnos los unos a los otros, pero hasta un límite. Mucho de lo que hicimos era enseñar a la vez que íbamos aprendiendo nosotros mismos.

- Entonces, ¿para su aprendizaje no tuvo la referencia de alguien que hubiera practicado la lucha libre?

Sí la tuve. Ese grupo de gente tenía un entrenador que se llamaba Lucas Scott. Esa persona había estado entrenando varios años en Reino Unido e Irlanda pero no tenía la experiencia que puedo tener yo ahora de haber luchado por todo el mundo y de haber trabajado con grandes empresas del sector. Entonces, en aquel momento te enseñan lo básico para subirte a un ring de manera segura, pero una vez eso está aprendido, que eso es lo fácil, tienes que aprender lo difícil, que es cómo contar una buena historia o cómo afrontar un personaje. Eso es algo que, afortunadamente o desgraciadamente, tuvimos que aprender un poco sobre ruedas.

- Quizá si hubiera nacido en otro lugar de España no hubiera tenido esa suerte de encontrarse con ese grupo.

Bueno, yo creo que el sitio donde vives te marca en todos los sentidos. Quién sabe si en vez de haber nacido en Vallecas, hubiese nacido en otro barrio, hubiese sido todo distinto. A lo mejor no me hubiese interesado el wrestling y me hubiese interesado el tenis o el baloncesto. No sé, quien sabe. Lo que sí sé es que en mi barrio lo único que se hacía era jugar al fútbol. En un momento de mi vida me di cuenta de que no lo disfrutaba. Entonces, sí que tuve suerte de que había un grupo en Madrid que practicaba lucha libre, sé que también lo había en Barcelona. Creo que eran las dos únicas ciudades de España donde en aquel momento se practicaba.

- Para los niños que quieran dedicarse a la lucha libre en el futuro, ¿van a tener que salir de España?

A mí me gustaría decir que no. Obviamente es una posibilidad que te abre muchas puertas, ya que podrán ir a escuelas de alto nivel. Pero creo que puedes vivir aquí y dedicarte a ello porque yo lo estoy haciendo. Obviamente no vas a poder quedarte en España toda tu vida, vas a tener que viajar porque es parte de lo que hacemos, además de que es una parte bonita porque descubres mundo. En España contamos con escuelas, como por ejemplo Triple W, Riot Wrestling o Lucha Libre Barcelona. Estas son empresas con las que he trabajado personalmente y son excelentes.

- ¿Tenía algún luchador favorito en sus inicios?

Sí, Rey Misterio. Es un luchador especial. Me acuerdo cuando me compré el videojuego y le veía con la máscara roja. Tiene un aura especial, en el ring es una estrella increíble. Cuando crecí un poquito más, me aficioné bastante a Daniel Bryant. Son luchadores que, a día de hoy sigo viendo y sigo estudiando.

- ¿No se ve poniéndose una máscara como Rey Misterio?

(Risas) No, no, no. Ya sufro llevando la mascarilla, imagínate llevando una más grande.

- ¿Cómo fue ese camino desde los inicios en España hasta tu fichaje por NXT UK?

Es un proceso con muchos altibajos. Empiezo luchando en Madrid, luego tengo varios viajes hacia Portugal o Barcelona, nada serio. Poco a poco, empiezo a tener combates de un perfil más alto en España. Eso hace que se me abran puertas que me permitan viajar a Reino Unido, Alemania o Estados Unidos.

Es un momento de mi vida un poco complicado porque estaba en la universidad y tuve que tomar una decisión sobre si continuar con la carrera de matemáticas o dedicarme al 100% a mi sueño, a la lucha libre, y sin ganar dinero real porque en aquella época estaba ganando algo de dinero pero apenas me daba para vivir. Para ello tenía que seguir trabajando como profesor entre semana. Esto ocurrió con 19 o 20 años. Entonces, decido dejar las matemáticas para el resto de mi vida y apostar por lo que creo, el wrestling. Por suerte me salió bien.

- ¿En qué momento entró en la NXT UK?

Hace dos años, más o menos. En 2019 fue mi debut pero había entrado unos meses antes.

- Ganó la Heritage Cup en noviembre. ¿Ha tenido más relevancia mediática en España desde aquella victoria?

Sí, de hecho fue extraño porque en mi debut esperaba que todos se volcaran conmigo. Así fue, empecé a tener mucho más apoyo, no solo de España sino también desde Latinoamérica, Estados Unidos o Reino Unido. Pero es que cuando ganó la Heritage Cup, explota todo. Incluso me felicitó gente con la que no había hablado en años. Yo no esperaba eso en ese momento. Obviamente todos mis fans se iban a alegrar pero no esperaba ese reconocimiento de mucha gente nueva. Tampoco me esperaba ser trending topic en España. La verdad es que todo me pareció extraño.

- ¿Cuándo entró en la NXT UK ya tenía la vista puesta en ser campeón de la división?

Sí. Yo creo que cualquiera que entra en un trabajo tiene siempre una visión de llegar alto. Otra cosa es que realmente creyese que pudiese llegar. A día de hoy te digo que sí. Sé que con mi trabajo y con mi talento puedo llegar a donde quiera, tienes que tener ese objetivo claro y trabajar para ello.

- ¿Considera que ha tenido una evolución rápida dentro de la división?

Sí, sin duda. Yo no soy de ponerme plazos, ni siquiera soy de ponerme metas. Yo quiero ser el mejor y sé que mis compañeros están allí para elevarme y yo para elevarlos a ellos. Esa es la meta máxima. Si a mí me dices el año pasado, en marzo, que iba a estar en la posición en la que estoy ahora, no te hubiese creído. En un año en el que apenas he podido luchar, mi carrera ha explotado. He pasado de estar en la parte baja de las carteleras de NXT UK a ser campeón de la Heritage Cup y desafiar a Walter por el título absoluto de la división.

- ¿Qué tal las sensaciones en el combate contra Walter?

Fue un combate duro. Walter es un tío grande y muy bueno. Estar en el ring con él es una de las experiencias que creo que te cambian como luchador. Necesitas subirte al ring con gente de este nivel y aprender de ellos a nivel mental y físico. Es uno de los combates que más ha demandado de mi energía. Yo creo que me va ayudar a ser mejor luchador. La verdad es que no puedo esperar a subirme de nuevo al ring con él.

- ¿Qué diferencias hay entre luchar contra alguien pesado, como Walter, o contra alguien más ligero?

Es todo un mundo de diferencias. Contra Walter tenía que luchar más rápido, tenía que esquivar sus golpes. Fue bastante gracioso cuando pusieron las características físicas antes del combate. Pesaba casi el doble.

- ¿Cuánto tiempo le lleva preparar un combate?

Es complejo saber eso, no solamente trabajamos para un combate, trabajamos para estar en un estado físico en el que podamos hacer tres combates a la semana. Obviamente, con la situación actual eso no ocurre. Cuando tengo un combate con NXT UK, mi vida se centra alrededor del combate. Yo viajo a Londres, estoy en una habitación de hotel absolutamente solo, el gimnasio del hotel es para mí. El único contacto que tengo con la gente es cuando voy al performance a entrenar. La verdad es que me gusta esa experiencia, sumergirme en el combate, no parar de ver Wrestling y entrenar. Diría que es una semana así al 100%.

- ¿Cómo es la preparación física de alguien que hace lucha libre?

Depende del estilo que tengas. Por ejemplo, Walter no tiene que trabajar tanto los saltos como lo hago yo. A día de hoy, entreno mi condición física dos o tres veces al día y tengo que cuidar bastante lo que como. También tienes que ver a otros luchadores, tienes que estudiar a tu oponente y a gente del pasado para robar ideas y hacerlas tuyas. Es importante innovar para crecer en un producto que está creciendo a diario, donde es muy difícil destacar.

- ¿Se ve luchando en Raw o SmackDown, las categorías más importantes de la WWE?

A mí me gustaría, aunque ahora mismo es muy complejo prever lo que va a pasar. A mí me gustaría luchar a corto plazo en NXT en Estados Unidos. Pero no me quedo ahí, al final somos niños cuando nos subimos a un ring y yo, por ejemplo, sigo teniendo en mente a Rey Misterio, entonces imagínate lo que sería poder luchar en Raw o en SmackDown contra alguno de ellos.

- Muchas gracias por atender a LA RAZÓN, le deseamos lo mejor para su futuro.

Muchas gracias.