Fútbol

Explosivo Camacho: “¿El linier del Mundial? Creo que estaba comprado”

El entrenador también ha contestado a Roberto Carlos, que criticó su labor en el Real Madrid

José Antonio Camacho recibiendo un premio
José Antonio Camacho recibiendo un premio

El Mundial 2002 perseguirá a Camacho siempre, porque lo vio cerca, pero no pudeo ganar ese partido contra Corea del Sur, lo organizadores. España cayó en los penaltis tras varias jugadas discutibles: “Yo creo que el linier estaba comprado. Pero también tenía una permisividad muy grande por parte del árbitro”, ha dicho en el canal de Youtube Ídolos. “La verdad que el linier no tenía las condiciones necesarias. No había pitado en su vida un partido relacionado con esto, además de detalles que no son normales. Se veía que estaba bastante tocado ese hombre”.

Fueron muchos los detalles: “Yo estaba en la prórroga, con mis jugadores reunidos y me empiezan a coger del hombro. Era el linier este famoso que me decía que yo no podía dar las órdenes a mis jugadores. Me quedo mirando y Hiddink estaba hablando con sus jugadores, con los coreanos, sin que nadie se estuviera metiendo. Sin embargo, de nosotros no querían ni que nos juntáramos”

Ya sospechaba que iba a pasar algo: “El día anterior al partido, en el entrenamiento, nos preguntaron cómo queríamos el campo. Le dije al juez de campo que quería que la hierba estuviera altísima para que precisamente nos la dejaran corta”.

Pasaron un montón de cosas: “En ese Mundial las sensaciones eran buenísimas y nos las cortaron de raíz. El día anterior al partido, en el entrenamiento, nos preguntaron cómo queríamos el campo. Le dije al juez de campo que quería que la hierba estuviera altísima para que precisamente nos la dejaran corta. Cuando llegamos a entrenar el día anterior, había un militar esperándonos en la puerta y empezó a molestar diciendo que teníamos que presentar las credenciales todos. Un militar solo”.

También recordó su paso fugaz por el Real Madrid de los galácticos: “Yo creía que el Madrid necesitaba un cambio y pensaba que me llevaban para hacerlo. Vi que iba a ser muy difícil cambiarlo. Hicimos una gira a Japón un poco complicada, luego tuvimos que hacer un preliminar para la Champions y de alguna manera yo vi que no podía sacar el rendimiento para el que me habían fichado. Muchas veces te toca pagar el pato y bueno, hay que llamar la atención a veces y decir que me marcho. Desgraciadamente, el equipo no funcionó”.

Roberto Carlos contó una anécdota en la que decía que el primer día, un serio Camacho les dijo que había que levantarse a las 7:00 para trabajar, cuando ellos entrenaban a las 10:30 siempre. Camacho le ha contestado: “A las siete de la mañana no voy a llamar a un futbolista para entrenar, pero a las ocho sí. Tiene su lógica, en el mes de agosto, ¿a qué hora vas a entrenar por la mañana?. En julio o agosto, si haces dos sesiones, una la tienes que hacer a las nueve de la mañana. Si empiezas a esa hora, necesitas levantarte a las ocho para tomarte un desayuno y no tenerlo luego en la garganta”, dice y continúa: “A Roberto Carlos, precisamente, siempre le he dicho en el tiempo que he estado con él: ‘Roberto, tú no hace falta ni que entrenes. Tienes unas condiciones físicas, hijo mío, que vienes de un mes de vacaciones, juegas un partido y como si no hubieras estado de vacaciones’. Pero otros no. Otros necesitan el condicionamiento físico para poder jugar 15 minutos”.