Baloncesto

Histórico: Scariolo gana su primer partido como entrenador jefe en la NBA

Las bajas en el cuerpo técnico de los Raptors por el protocolo de la Liga llevaron al seleccionador español a ser el responsable en el triunfo ante los Rockets

Sergio Scariolo, en pleno partido ante los Rockets de Houston
Sergio Scariolo, en pleno partido ante los Rockets de HoustonChris O'MearaAP

“One, two, three... Raps”, gritaron los jugadores de Toronto Raptors en el vestuario de su destierro en el Amalie Arena de Tampa. Las restricciones en los viajes entre Canadá y Estados Unidos han obligado a la franquicia canadiense a instalarse esta temporada en Florida. Pero eso no es lo que hizo especial la victoria con la que los Raptors se sitúan con un balance 17/17 en la Conferencia Este. En el centro del grupo estaba Sergio Scariolo. El seleccionador español disfrutó de su primer día como entrenador jefe de la NBA debido a la baja del técnico principal, Nick Nurse, y de todos sus ayudantes por el protocolo sanitario de la Liga. Scariolo se quedó con el balón del partido y en su honor fue el homenaje que le realizó la plantilla después de derrotar (122-111) a los Rockets. “Han sido tremendamente respetuosos. Al final lo han celebrado, me han entregado el balón con una mini fiesta en el vestuario. Han estado muy amables, muy cariñosos y antes, durante y después del partido han sido extremadamente profesionales, que es como hay que ser porque teníamos que ganar un partido difícil”, afirmó tan profesional como siempre el técnico de Brescia.

Es una muesca más en el palmarés de Sergio Scariolo. El seleccionador español se encontraba guardando cuarentena después de dirigir a la selección en las últimas Ventanas FIBA. Dos partidos, Polonia e Israel, y dos victorias. De Polonia a Holanda, vuelo a USA, llegada a Estados Unidos, un test, viaje por su cuenta a Miami, cuarentena, más test... Le restaba un día de cuarentena, pero el resto del equipo técnico de los Raptors quedó descartado para el partido ante los Rockets pocas horas del encuentro. “Es una situación rarísima, ha habido que reorganizarlo todo y ajustarnos a la nueva realidad sobre la marcha. Como siempre, éste es un trabajo de equipo en el que el plan de partido, el plan de rotación es fruto de un trabajo de equipo. Y luego hay uno que lo tiene que llevar a cabo en la pista y esta vez me toca a mi”, comentó a Efe antes del partido.

Scariolo es feliz en los Raptors y en Toronto están encantados con él. “Lo hemos tenido aquí desde hace años. La experiencia que tiene, no sólo en la NBA sino como entrenador jefe internacional, ya sea en Europa o en la selección española, ha hecho que no sea difícil su elección para el partido. Tiene una capacidad increíble para ver el juego, para hacer ajustes, sabe muy bien su papel”, asegura Bobby Webster, el mánager general de los Raptors. No sólo sus jefes le tienen en alta estima. También los jugadores. “Sergio es un gran entrenador y lo lleva siendo mucho tiempo. Lleva muchos años al máximo nivel y ha sido muy fácil. Es un tipo calmado, serio. Sabe todo y conoce el baloncesto”, asegura Fred VanVleet, uno de los jugadores franquicia de los canadienses.

Scariolo llegó como asistente en 2018 y esa misma temporada ganó el anillo junto a Marc Gasol y Serge Ibaka como piezas decisivas. La salida de Kawhi Leonard y la pandemia lo condicionaron todo el año pasado. El equipo ahora está reinventándose y es cuarto en la Conferencia Este más igualada de las últimas temporadas. “Estoy en una organización extremadamente eficaz, pero a la vez con un tono familiar y con muy buen rollo dentro del equipo. He aprendido mucho de baloncesto, de gestión, de cosas que se hacen bien aquí y que se podrían hacer mejor en Europa. Y también he aprendido cosas que se podrían hacer mejor aquí también, pero que no siempre puedes hacerlo”, asegura. “Y también he aprendido que si uno se adapta, si deja su ego en un rincón, puede perfectamente pasar, con lealtad, con eficacia, con profesionalidad, del rol de primer entrenador a ayudante de entrenador con naturalidad. Que en Europa se ve mucho más difícil hacer esto, pero que aquí sucede mucho más a menudo”. El seleccionador más laureado en la historia del baloncesto español, con siete medallas en ocho campeonatos, ya tiene un nuevo trofeo: el balón de la victoria en su primer partido como entrenador jefe en la NBA,