Garuba, en el escaparate

El canterano del Real Madrid se ha convertido en una pieza vital del equipo que afronta la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga ante el Anadolu Efes

Garuba, en un partido reciente con el Real Madrid
Garuba, en un partido reciente con el Real MadridAFP7 vía Europa Press

Será el siguiente, pero no el último. En la «cantera» de la NBA en que se ha convertido el Real Madrid ese siguiente en dar el salto va a ser Usman Garuba (9-3-2002, Madrid). El mismo día que se disputa la final de la Euroliga en Colonia, el 30 de mayo, comienza el plazo para que los jugadores de su edad se inscriban en el draft de la Liga estadounidense. Es el primer año en que puede ser elegible y las últimas previsiones le incluyen en el top 20. Garuba estará desde hoy en el escaparate de cuartos de la Euroliga ante el Anadolu Efes.

Las últimas semanas han sido las mejores en la corta carrera del canterano con su club de toda la vida. «Aporta en defensa, tiene gran control del juego, tira cuando tiene que hacerlo y pasa cuando debe pasar», destacaba Laso después de la victoria ante el Joventut. «Tiene físico, entiende bien el juego, cuenta con una buena ética de trabajo y un buen entorno», asegura Javier Zamora, ex entrenador del Estudiantes y uno de los técnicos que le ha dirigido en las selecciones inferiores de la FEB. «Quizá Garuba no sea el más talentoso ni el más técnico, pero tiene muchísimas virtudes. Tiene defensa, rebote, sabe jugar sin balón, está progresando en el tiro exterior...», se afirma desde la Federación. Scariolo «está muy atento a su progresión» y ya se encuentra en ese grupo de jugadores capacitados para dar el salto a la absoluta. «El baloncesto español tiene el futuro garantizado con jugadores como él», dice su compañero Rudy.

El Anadolu Efes, después del Barça, era y es el rival más duro posible en cuartos y más con la marcha de Mike James del CSKA a los Brooklyn Nets de la NBA. Los turcos son los vigentes subcampeones, eran los líderes cuando todo se vino abajo la temporada pasada y arrasaron en su última visita a Madrid. Hace menos de un mes tomaron el WiZink Center con una victoria rotunda (83-108) liderada por sus dos referentes exteriores, Larkin y Micic. En la temporada en la que el factor cancha cuenta poco o nada, Laso advierte del peligro del primero: «Es el jugador más explosivo de la Euroliga. Su uno contra uno es brutal, es muy rápido y muy difícil de parar. Jugó un partido bestial en Vitoria dos días después de hacerlo contra nosotros en Madrid. Si entra en combustión hay que intentar bajar sus registros, pero eso con Larkin es difícil».

La exuberancia física de Garuba le ha convertido en una pieza clave en las últimas semanas, cuando el Madrid se estaba jugando el pase a cuartos. En los últimos cuatro partidos casi ha duplicado su presencia en cancha (24 minutos) y sus números (6 puntos y 6 rebotes) no reflejan todo lo que aporta en la pista. Los compañeros agradecen como nadie su presencia atrás en un bloque que ha ido recuperando efectivos. Después del adiós de Campazzo y Deck y de la lesión de Randolph, el grupo llega en su mejor estado físico de la temporada. Llull, Rudy y Thompkins están para lo que haga falta en Estambul. «Ha sido la semana más normal del año en cuanto a que todo el mundo ha podido entrenar. Las sensaciones físicas son buenas en un momento en que todos estamos muy cargados tras muchos partidos», asegura Laso.