El discurso hipócrita de UEFA y FIFA

Defienden el fútbol y la integridad cuando les conviene, pero mientras tanto no paran de crear competiciones y más partidos en el calendario para ganar dinero

La guerra entre Superliga y UEFA sigue abierta
La guerra entre Superliga y UEFA sigue abiertaDADO RUVICREUTERS

Tiene todo el sentido la creación de la Superliga, que los clubes digan basta, porque al final quienes forman la Champions, ponen los estadios y pagan a los jugadores son los clubes. ¿Y por qué tienen que dejar de ganar dinero y dárselo a un tercero, la UEFA, que lo único que hace es organizar la competición y ganar millones con unos activos que no son suyos? Es absurdo.

Si se traslada al ámbito nacional, nadie se cuestiona que la Liga tenga la competencia para organizar su torneo. Nadie vería razonable que la Federación le dijera a la Liga, que es una asociación de clubes que se sientan y deciden todo, cómo hacer su propia competición.

¿Alguien se plantea que la Liga deba dar el 70 por ciento de los ingresos de televisión a la RFEF por organizarla? Javier Tebas se tiraría de los pelos si esto fuera así y es lo mismo trasladado al ámbito europeo.

¿Por qué hay que pagar a la UEFA para que organice un sorteo con unos cuantos bombos de vez en cuando? Para todo lo demás los equipos no necesitan a la UEFA, igual que la Liga no necesita a la Federación para vender sus derechos, y por eso lo hace ella misma.

Lo que ocurre es que aquí le estás quitando su pastel a la UEFA y va a hacer todo lo posible para que esto no pase.

Y que nadie olvide que no es algo nuevo. Lo ha dinamitado el Covid, por las pérdidas millonarias y una situación complicada, pero es un paso completamente lógico. Esto está montado así desde hace mucho tiempo, pero no tiene por qué mantenerse.

La UEFA puede seguir organizando competiciones europeas de segundo nivel y la Eurocopa de selecciones, igual que la FIFA históricamente ha hecho el Mundial y no torneos de clubes.

FIFA y UEFA hablan ahora de solidaridad y de romper el fútbol, pero ellas miran por su interés y no son hermanitas de la caridad. No buscan el bien del fútbol base y esas cosas, buscan su bien y por eso FIFA quiere ahora un Mundialito de 32 clubes y la UEFA crea una Nations Cup, y la Conference League, porque desea más partidos y más dinero.

Aquí hay un doble discurso bastante hipócrita. Defiendes el fútbol y la integridad cuando te conviene, pero mientras tanto no paras de crear competiciones y más partidos en el calendario. De hecho, la propuesta de la nueva Champions no deja de ser una Superliga encubierta, pensada para que los grandes ganen más.

La UEFA tiene que hacer examen de conciencia y pensar que igual ha estado pidiendo demasiado dinero y no ha repartido todo lo que debía. En la final de la Champions, por ejemplo, sólo dan un diez por ciento de las entradas a los finalistas, algo ridículo. ¿Ahí la UEFA piensa en los aficionados? No, está pensando en sus patrocinadores, que se llevan muchísimas más entradas que los equipos implicados. Si has actuado siempre buscando generar más ingresos, que no te sorprenda que los clubes quieran hacer lo mismo.

En cuanto a las amenazas contra la Superliga, respecto a la exclusión de futbolistas de la próxima Eurocopa y a la eliminación de los clubes de las Ligas y la Champions, sólo decir que tienen muy poca base jurídica, por no decir nula. UEFA está utilizando a los jugadores cuando no tienen nada que ver en esta historia, son unos mandados. Los posibles castigos serían impugnables y tumbados sin duda por el TAS.