Juegos Olímpicos

Laurel Hubbard, primera deportista trans en los Juegos, desata la ira: “Machos biológicos usurpadores”

La haltera neozelandesa está dispuesta a hacer historia en Tokio, pero no todos comparten su éxito. Numerosas asociaciones se han rebelado contra el COI

Laurel Hubbard
Laurel HubbardPAUL CHILDSREUTERS

La halterófila Laurel Hubbard ha llegado a Tokio para hacer historia. La neozelandesa es la primera deportista transgénero en competir en una cita olímpica, después de que el cambio en los criterios de clasificación para Tokio en esta disciplina (necesarios porque se han perdido muchas competiciones por la pandemia) le permitieran entrar por ranking.

“La NZOC puede confirmar que los sistemas de clasificación revisados de la Federación Internacional vean a varios levantadores de pesas de Nueva Zelanda, incluida la atleta transgénera de los juegos de la Commonwealth Laurel Hubbard”, dijo el Comité neozelandés en un comunicado.

Hubbard estuvo, durante años, compitiendo en torneos masculinos de halterofilia. En 2013 llevó a cabo su cambio de sexo, y ha podido ser elegida para los JJOO desde 2015, año en el que el COI realizó una norma para estos deportistas basada en niveles de testosterona.

Sin embargo, su selección ha dividido drásticamente la opinión entre aquellos que lo ven como un enorme paso adelante para los atletas trans y otros que insisten en que ella se beneficia de una ventaja injusta.

Hombre durante 35 años

Según las directrices del COI, publicadas en noviembre de 2015, los atletas que pasan de hombre a mujer pueden competir en la categoría de mujeres sin necesidad de cirugía para extirpar sus testículos, siempre que su nivel total de testosterona en suero se mantenga por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses - a regla seguida por la IWF. Sin embargo, varios artículos científicos han demostrado recientemente que las personas que han pasado por la pubertad masculina conservan ventajas significativas en cuanto a poder y fuerza incluso después de tomar medicamentos para suprimir sus niveles de testosterona. Hubbard vivió como hombre durante 35 años y no compitió en halterofilia internacional. Pero desde que hizo la transición en 2012, ha ganado varios títulos de élite.

Un encendido debate

Lo cierto es que el logro de esta deportista ha vuelto a reabrir un encarnizado debate en redes sobre la participación de atletas trans en competiciones femeninas y lo que ellos supone para las mujeres. Y es que Laurel Hubbard ya estaba en el punto de mira de diversas organizaciones feministas como la Alianza contra el Borrado de las Mujeres, que la incluyó en su catálogo de ejemplos de atletas transgéneros que actualmente compiten en categorías femeninas “robando” éxitos a atletas de “sexo biológico femenino”.

Por ello, nada más conocer, la clasificación de la atleta para los Juegos, el colectivo vinculado al Partido Socialista no tardó en reaccionar en redes sociales. “Un varón, mediocre cuando competía como hombre, competirá contra mujeres en #Tokio2020. @Olympics permite a Laurel Hubbard robar medallas haciendo trampas. Conviene saber qué pasa cuando sobra testosterona en el deporte femenino (Fe de errata: *dopaje)”, han escrito en su perfil oficial de Twitter.

En esta misma línea, muchos usuarios han criticado en redes sociales la participación olímpica de la neozelandesa por suponer una clara discriminación de la mujer e incluso de los deportistas que hacen la transición a hombres. “Cuando se exige la presencia de deportistas trans en las competiciones profesionales, curiosamente siempre se trata de hombres que pasan a competir en categoría femenina, nunca al contrario”, se puede leer en uno de los comentarios. “Vemos que ya hay una discriminación por sexo en las reglas de elegibilidad, en función de si se trata de un atleta varón o mujer, ya q a ellos se les permite un nivel DOBLE de testosterona que a las mujeres contra las que compiten”, aseguran desde Women’s Human Rights.

“¿Qué lógica es esta?” o “Machos biológicos usurpando los éxitos a las mujeres” se puede leer en otros de los comentarios del polémico debate que ha corrido como la pólvora en redes.

Recogida de firmas contra el COI

La polémica suscitada por su participación en los Juegos ha sido tal que se ha puesto en marcha una petición en Change.org para defender el deporte femenino y suspender la política transgénero del Comité Olímpico Internacional. “Esta política debe suspenderse de inmediato. El COI está sacrificando a mujeres y niñas como una solución fácil para las demandas de inclusión de las personas transgénero. Las mujeres no fueron consultadas y no dieron su consentimiento a esta política que hará una burla total de su deporte. Algunas mujeres trans ya se han clasificado para representar a su país en los Juegos. Esto es indefendible”, se argumenta en la petición.