Real Madrid

La razón por la que Sergio Ramos todavía no ha firmado su renovación con el Real Madrid

Su entorno lleva semanas aconsejándole que acepte la oferta del Madrid, pero él, por orgullo, se resiste y mantiene el pulso con el club

Sergio Ramos celebra un gol que le marcó al Atalanta esta temporada
Sergio Ramos celebra un gol que le marcó al Atalanta esta temporadaBernat ArmangueAP

El culebrón Sergio Ramos va a terminar en el momento en el que el futbolista haga caso a su entorno más cercano y acepte la oferta de renovación por una temporada y un 10 por ciento de bajada de salario que le ha propuesto el Real Madrid. La gente que rodea y asesora al capitán lleva semanas diciéndole que la mejor opción para él es decir sí al club y quedarse, al menos hasta el 30 de junio de 2022, en la que ha sido su casa en casi toda su vida deportiva. Pero Sergio, hasta ahora, se ha negado a escuchar y se ha mantenido firme en su postura de no dar ese paso de llamar a Florentino Pérez y decirle que adelante. Con el paso de las semanas todo se ha complicado en esa relación, que se ha acabado convirtiéndose en un pulso a ver quién acababa cediendo.

El orgullo del sevillano le ha podido más hasta ahora y por eso se está alargando tanto el desenlace. La realidad es que al propio futbolista no le agrada para nada la idea de tener que mover la residencia de su familia a una ciudad europea que no conoce. Tienen hecha la vida en Madrid, su mujer trabaja allí y lo mismo pasa con el colegio de los niños. Marcharse ahora a París o Mánchester, por ejemplo, que serían dos ciudades con clubes con pulso económico para fichar a Ramos, sería hasta un problema para el de Camas.

Aunque sólo fuese por eso, lo más fácil y cómodo para él sería haber imitado a Luka Modric y haber firmado el modelo de contrato que el Madrid tiene para los jugadores que han superado ampliamente la treintena. Prefieren renovarlos año a año y ser justos con su rendimiento sobre el campo. El croata no tuvo ninguna duda, porque «no hay nada mejor que jugar en el Real Madrid». Ramos acabará siguiendo los pasos de su compañero, pero por el momento se ha mantenido firme en no ceder y exigir esos dos años además de no bajarse el sueldo.

Florentino Pérez tiene muy claro cómo manejarse en estos casos y ya se lo hizo a Cristiano Ronaldo cuando el portugués pidió salir. Le dijo que si tenía una oferta que la aceptase y entonces apareció la Juventus, porque nadie, ningún futbolista, está por encima del club. Así ha sido en sus más de cien años de historia y si Gento y Di Stéfano dejaron ese vestuario, todos los que vinieron detrás pueden hacerlo.

Ya en la anterior renovación de Ramos la cosa se puso tensa y pareció que el pulso personal estaba más presente que otras cosas. El sevillano argumentó que tenía una oferta millonaria de China, que finalmente no apareció por ninguna parte y tuvo que dar una rueda de prensa para anunciar algo que realmente no había que anunciar. Porque no tiene sentido hacer público que te quedas si nunca habías estado fuera del equipo.

Ahora la situación va camino de parecerse mucho, porque las ofertas de los supuestos grandes de Europa no han existido, algo lógico por otra parte, ya que con 35 años no hay muchos valientes que te firmen los años y los millones que pide Ramos. Su no convocatoria para la Eurocopa no le ha ayudado en sus planes de presionar al Real Madrid y por eso hace tiempo ya que sus íntimos le quieren hacer ver que lo mejor sería quedarse otro año en su casa y que bajarse un 10% el sueldo no es descabellado teniendo en cuenta cómo está el mercado después de la pandemia.

Mientras tanto el Sevilla, el club donde se formó, está al acecho por si todo cuadrara para una posible vuelta. No es fácil, porque parece que Ramos finalmente va a escuchar a su entorno. Pero si el orgullo no le deja dar ese paso y todas las puertas se cierran, ahí está Monchi dispuesto a un esfuerzo económico.