Fútbol

Pau Torres: “Luis Enrique es muy exigente consigo mismo y eso le permite exigirnos a los demás”

El central del Villarreal es el nuevo jefe de la defensa de España. Llega con el título de la Liga Europa y con la ilusión de una selección que no tiene límites

MADRID.02/06/2021.
Las rozas , selección española de fútbol, rueda de prensa y entrevista de Pau Torres . 
Rubén Mondelo
MADRID.02/06/2021. Las rozas , selección española de fútbol, rueda de prensa y entrevista de Pau Torres . Rubén MondeloRuben MóndeloLa Razón

Pau Torres (Villarreal, 1997) afronta la Eurocopa después del mejor año de su carrera deportiva. Se ha asentado en la selección y ha terminado el curso ganando la Liga Europa con el Villarreal. Sólo han trastornado su felicidad los positivos por coronavirus que han alterado los planes de preparación de la selección española. Antes era el compañero de Sergio Ramos en el centro de la defensa. Ahora Luis Enrique busca alguien que lo acompañe a él.

–¿Cómo les afecta la situación que se ha vivido después del positivo de Busquets?

—Estamos tranquilos, seguimos entrenando con la misma ilusión. Tenemos un gran equipo y un ambiente espectacular. Para nosotros esto es una situación normal, llevamos conviviendo en los clubes con positivos desde que empezó la pandemia y siempre hemos salido adelante. Somos muy optimistas.

–Sergio Ramos ha sido casi siempre su compañero en la defensa. ¿Qué ha aprendido de él?

—De Sergio aprendes en todo, cómo se comporta fuera del campo, cómo lidera el grupo, aspectos tácticos. Es un central muy ganador en los duelos individuales e intentas ver cómo afronta esas situaciones. Cuando eres joven tienes que absorber de todos los que tienes a tu lado y cuando vienes aquí te rodeas de los mejores y es incluso más fácil aprender.

–¿Hablaba mucho con él en las concentraciones?

–Sí, tenemos buena relación incluso fuera del campo. Estoy agradecido del trato que he recibido por parte de Sergio desde el primer día en que llegué. Ojalá se mejore de los problemas que ha tenido estos últimos meses de temporada y en el futuro seguro que está preparado para volver.

–Pero le he escuchado decir que su ídolo era Piqué.

–Cuando era más pequeño Piqué y Sergio eran los centrales de la selección. Piqué en el Barça quizá tenía un fútbol más de combinar y se asemejaba un poco a lo que hacíamos en la cantera del Villarreal y era en lo que yo me fijaba. Pero con la época que se ha vivido en la selección también me fijaba mucho en Sergio. En Villarreal, cuando yo ya estaba empezando con el primer equipo podía aprender de Bonera, que también era muy buen central y estos años con Raúl Albiol me han servido de mucho. Intento aprender de cada compañero que tengo al lado.

–¿Qué le dice Albiol, qué procura enseñarle?

–Raúl es un tío muy campechano, es todo bondad, y me ha dicho que disfrute de cada momento, que él estas experiencias las tiene en el recuerdo para siempre. Fue capaz de ganarlo todo con la selección y que sea yo mismo y confíe en mí, que el míster me llama y confía en mí. Y que si tengo cualquier problema le llame. Tranquilidad y que disfrute mucho.

–¿Por qué los centrales zurdos están tan cotizados?

–Quizá porque en el mercado no haya tantos en el fútbol de alto nivel, es una posición que se busca cada vez más por el buen trato de la pelota. Tener un central zurdo facilita la salida de balón. Somos menos y estamos más valorados.

–¿Hay mucha diferencia entre lo que le piden Luis Enrique y Emery?

–No. En Villarreal siempre hemos tenido entrenadores, como ahora con Emery, con los que hemos trabajado mucho salir con la pelota jugada, tener la defensa adelantada, incluso a veces coger pares por el campo. Son cosas que aquí en la selección también se han dado, que Luis Enrique nos pide en los partidos. Creo que se asemejan en cosas y ambos son líderes de sus proyectos.

–¿Es tan «pesado» Emery como parece?

–Es una persona que se dedica cada día de su vida a que su equipo sea mejor y creo que sin esa dedicación hubiera sido imposible hacer lo que hemos hecho. Hay que agradecerle que sea así.

–¿Luis Enrique es tan exigente con los centrales como él dice?

–Sí. Somos los primeros que atacamos y los que tenemos que evitar los goles. Es un míster exigente con todo el mundo porque es exigente consigo mismo y eso le permite exigirnos a los demás.

–Estuvo un año cedido en el Málaga. ¿Qué le aportó?

–No pudimos subir con el filial del Villarreal y necesitaba minutos en una categoría superior. Creo que, como a veces me han dicho, hice la mili. Hicimos un buen año, llegamos a playoff, yo jugué bastantes partidos y me vino muy bien para mi crecimiento personal y me sirvió para llegar a Villarreal y ganarme el sitio desde principio de temporada.

–Volvió de la cesión y debutó con la selección casi inmediatamente.

–Sí. Fueron apenas siete u ocho partidos los que jugué con mi club hasta que recibí la llamada de Robert [Moreno]. Son momentos que uno no olvida, estoy muy agradecido y lo recordaré siempre.

–Con el cambio de seleccionador, ¿pensó que Luis Enrique podía dejar de llamarle?

—El cuerpo técnico se mantuvo un poco. Robert podía ser la cabeza, pero el trabajo que veníamos haciendo con el anterior seleccionador el cuerpo técnico ya lo valoraba y el míster intentó seguir una línea de trabajo con sus propias ideas. Cuando cambia el seleccionador no sabes si te van a llamar o no, evidentemente, y al final lo que te hace es que estés más centrado si cabe, que intentes hacerlo mejor para que el míster se fije en ti y trabajar en el día a día.

–¿Llega muy dentro ganar el primer título con el equipo en que te has criado y además el de tu ciudad?

–Es algo que sueñas, que crees que nunca se va a dar. Eran muchos años que el equipo se quedaba en semifinales y decías a ver si aguantan un poquito hasta que yo llegue. Hemos tenido mucha suerte de poder disfrutar de este año. Ha sido la Liga Europa, que es muy importante. Como decían compañeros que han ganado otras cosas no éramos conscientes de lo que habíamos hecho con un club como el Villarreal. Ganar un título europeo es algo que nos hacía muy felices.

–Al ganar al Arsenal, ¿se quitaron un peso de encima por el penalti de Riquelme o eso era algo más del ambiente que del equipo?

–Más que a nosotros, en el ambiente y a nivel de club pasar esa barrera psicológica de las semifinales era muy importante. Una vez que estábamos en la final teníamos que echar el resto e ir a ganarla y creo que quizá el Arsenal se sorprendió un poco de nuestro partido de ida en el que podíamos haber finiquitado la eliminatoria. El Manchester United ya estaba más avisado de que podíamos dar la sorpresa.

–¿Le ilusiona más jugar la Liga de Campeones con el Villarreal que con cualquier otro equipo?

Sí. Jugar la Champions con el Villarreal se da en pocas ocasiones, hacía muchos años que no estábamos ahí y me hace especial ilusión.

–¿Hasta dónde puede llegar esta selección?

–Creo que no tenemos límites. Si somos capaces de poner un nivel de rendimiento alto hemos demostrado que podemos ganar a cualquier selección. Así que nos vamos a permitir soñar, pero desde el trabajo y desde el sacrificio.