Fútbol

España se estrella en el debut contra Egipto (0-0)

El punto que tiene un coste alto para la selección. Mingueza y Ceballos tuvieron que marcharse lesionados. A la selección le costó encontrar el camino entre la defensa egipcia

Rafa Mir se lamenta después de una parada del portero egipcio
Rafa Mir se lamenta después de una parada del portero egipcioKIM HONG-JIREUTERS

El gol sigue siendo un problema para España. La selección absoluta mantiene el estilo, que traspasa categorías y edades, desde la absoluta hasta las inferiores. Los rivales lo saben y los partidos acaban pareciéndose de manera preocupante unos a otros. España tiene el balón y el rival se encierra. Y el problema de la puntería también se traspasa de generación en generación. Da igual el nombre del rival.

Era Egipto en el debut en los Juegos Olímpicos el equipo al que le tocaba hacer un ejercicio de paciencia, esperar atrás para protegerse en busca de un milagroso contraataque. Una defensa de cinco y una línea de cuatro por delante, muy cerca del área, era lo que tenía que superar España antes para llegar a gol. Un trabajo fatigoso en el que no tuvo éxito.

España confiaba en la dirección de Ceballos. El brazalete de capitán era algo más que un signo de veteranía en el “10” de la selección. El juego pasaba por él, era el que más despejado veía el panorama desde su posición de interior izquierdo, lo que desplazó a Pedri hacia la derecha. Lanzó un remate al palo y metió pases que sólo él veía buscando un hueco entre la defensa egipcia. Pero Ceballos tuvo que marcharse unos minutos antes del descanso después de un pisotón involuntario de un jugador de Egipto que le dejó el tobillo dolorido y una visible cojera. Fue sustituido por Moncayola, que pasó a ejercer como mediocentro posicional.

Ceballos continuó viendo el partido desde el banquillo con el tobillo visiblemente hinchado y vendado. “Las lesiones no tienen buena pinta”, dice el seleccionador, que admite que es lo que más le preocupa.

La lesión de Ceballos era la segunda que sufría España, que ya había visto marcharse a Mingueza por una lesión muscular. Antes del descanso, De la Fuente había tenido que hacer dos cambios. Completó los cinco en el segundo tiempo para buscar más profundidad con la entrada de Bryan Gil y de Rafa Mir.

Oyarzabal había ocupado esa posición de falso “9″ con la que España consiguió el campeonato de Europa sub 21 hace dos años. Con Rafa Mir el juego era diferente. El delantero español remató de cabeza con peligro, pero el guardameta egipcio detuvo el balón sobre la línea. La última oportunidad fue para Vallejo, pero el disparo se le marchó al lateral de la red.

No hubo muchos más remates para España, que no encontró la manera de penetrar en el muro egipcio. Ni Dani OImo ni Asensio encontraron la vía por los laterales. Mucho más ágil resultó el juego con Bryan Gil.

España comienza el torneo de la misma manera que comenzó la Eurocopa la absoluta, con un empate ante una selección previsiblemente inferior. La selección terminó el partido con más lesionados que goles. El domingo se enfrenta Australia en la segunda jornada del grupo.