F-1

Red Bull y Verstappen rozan la perfección en el Gran Premio de Países Bajos

El holandés ganó en casa por delante de Russell y Leclerc. Desastre de Ferrari para Sainz con sendos errores en boxes. “Carrerón” de Alonso, sexto

FOTO: SEM VAN DER WAL EFE

Lo que parecía una carrera a la carta y cómoda para Max Verstappen, se convirtió en un desafío tanto para el piloto como para el equipo, sobre todo, en lo que toca al departamento estratégico. Las cosas se pusieron difíciles porque Mercedes y Hamilton apretaron mucho y llevaron al límite a la escudería energética cuando una neutralización obligó al equipo de Verstappen a tomar decisiones difíciles, aunque, como es habitual, las opciones que tomaron fueron las acertadas. La salida fue controlada por Verstappen, los Ferrari inquietaron, pero pronto se diluyeron y después Mercedes se convirtió en el principal rival del vigente campeón. Pero nada que hacer. A pesar de las dos neutralizaciones, Verstappen siempre estuvo muy bien dirigido desde boxes, tanto a la hora de elegir planteamiento como también para optar por el mejor compuesto en cada circunstancia. Venció de forma magistral y se aprovechó, en cierta manera, del error final de Mercedes y Hamilton, que en la última neutralización decidieron permanecer en pista. Algo que debió provocar muchas discusiones por la radio porque los ánimos entre equipo y piloto parecían alterados minutos después cuando perdieron un gran resultado. Incluso, su compañero Russell le superó en las últimas vueltas.

Charles Leclerc terminó tercero, sin embargo, una vez más, el Ferrari demostró que ya no hay ritmo de carrera. Y todo a pesar del buen rendimiento mostrado en clasificación a una sola vuelta. El monegasco no pudo hacer más. Su compañero Sainz lo tuvo más complicado. Pudo seguir la estela de Leclerc…hasta que entró a boxes a cambiar ruedas. Cuando el español entró el equipo de mecánicos no estaba realmente preparado. Pusieron rápidamente tres ruedas, pero la cuarta tardó en llegar. En total la parada duró 12 segundos y el madrileño cayó en la tabla. La explicación es que la llamada fue tardía y no hubo tiempo para que los responsables reaccionaran. Además, más tarde, en una segunda parada, sacaron a Sainz antes de la cuenta y estuvo a punto de chocar con Alonso que pasaba por allí en ese momento con la carrera neutralizada. Fue una situación de peligro que le costó una sanción de cinco segundos. Es cierto que Sainz debió esquivar a un mecánico de McLaren que actuaba también en el coche de Norris, pero lo cierto es que la situación de peligro existió. Resultado final: octavo.

Sin duda, lo mejor después del triunfo de Verstappen fue la actuación de Fernando Alonso. Salió decimotercero y acabó sexto. Al contrario que el pasado año, no salió tan bien, ni perdió ni ganó posiciones, pero, poco a poco, fue ganando lugares. Eligió bien la estrategia y al final también fue favorecido por la sanción a Sainz. Su conducción y sus adelantamientos dejaron en evidencia a otros rivales. “Esperábamos entrar en los puntos, pero después de la salida, en la que me quedé un poco encajonado por el exterior, pensé que iba a estar difícil. Primero adelantamos a los AlphaTauri en pista, paramos muy pronto a las duras y había que exprimirlas lo máximo posible”, reconoció en declaraciones a DAZN.

Sin embargo, el asturiano explicó que el tramo final contaron con “un juego de blandos nuevos” que les vino “muy bien”. “Luego nos vino mal el último ‘safety car’, porque todo el mundo paró y puso unas ruedas más frescas que las nuestras. Tenía miedo por Norris y por Esteban -Ocon-, pero al final conseguimos aguantar. Ser sextos no lo hubiésemos imaginado ayer”, manifestó.