MENÚ
lunes 22 julio 2019
20:19
Actualizado

El Valencia, a semifinales tras vencer al Villarreal (2-0)

Se clasifica para semifinales de la Liga Europa después de ganar también al Villarreal en el encuentro de vuelta. Lato y Parejo fueron los goleadores. Coquelin se perderá el primer partido contra el Arsenal.

  • El delantero francés del Valencia, Kevin Gameiro (i), disputa el balón con el defensa del Villarreal, Xavi Quintillá (d)
    El delantero francés del Valencia, Kevin Gameiro (i), disputa el balón con el defensa del Villarreal, Xavi Quintillá (d) /

    EFE

Tiempo de lectura 4 min.

19 de abril de 2019. 03:21h

Comentada
Domingo García 18/4/2019

El partido parecía acabado antes de empezar. Los dos goles del Valencia en los últimos minutos del encuentro de ida parecían haber vencido ya la resistencia del Villarreal, más pendiente de asegurar la salvación en la Liga que de seguir vivo en Europa. Ésa era la teoría, alimentada aún más por el gol de Lato en los primeros minutos que ponía al Valencia por delante en el marcador.

Pero la Liga Europa en lugar de ser una molestia para el Villarreal ha resultado ser una liberación. Competir en el continente parece que servía como terapia a los jugadores para no tener la mente ocupada solamente con la tragedia de un posible descenso. Y aunque Calleja hubiera cambiado gran parte de la alineación con respecto al partido de ida, igual que hizo Marcelino, el equipo amarillo hizo todo lo que pudo para seguir vivo en la competición.

Tenía la pelota, pero también tenía en contra a la mala suerte y la falta de acierto de Gerard Moreno. El delantero no tiene el acierto que mostró el año pasado en el Espanyol. Se hablaba de él como una alternativa para la delantera de la selección, pero ahora está lejos del nivel de acierto que mostró la temporada pasada. Y la fortuna, además, estaba de lado del Valencia. Una falta que lanzó Parejo pegó en la espalda de Funes Mori, que estaba en la barrera, y despistó completamente a Andrés Fernández.

El capitán del Valencia es el termómetro de su equipo y también de las sensaciones de su entrenador. Siempre quiere tenerlo en el campo, es prácticamente insustituible por su juego, por su precisión en la pelota parada y por la conexión que supone con las exigencias del técnico. Pero Marcelino lo mandó al banquillo pasada la hora de partido, pocos minutos después de haber marcado el segundo tanto.

Calleja demostraba con sus cambios que quería seguir en la competición. La entrada de Chukweze en el descanso animó el juego de ataque de su equipo. El nigeriano tiene una velocidad más que sus compañeros y facilidad para el disparo. Pero tampoco fue suficiente con su entrada en el campo.

El Valencia vivía en su área, viendo cómo el Villarreal amasaba la pelota, pero Neto apenas tenía que intervenir. Era un dominio sin peligro real. El riesgo era que el equipo de Marcelino acertara en un contraataque como el que armaron Gameiro y Santi Mina en los últimos minutos. Pero también se quedó en nada.

Los valencianistas sólo esperaban que el partido terminara para poder resguardarse de la lluvia que no dejó de caer durante todo el encuentro. Y para no correr más riesgos. Ya era suficiente para ellos perder a Coquelin para la siguiente eliminatoria. El francés vio una amarilla en los últimos minutos por una mano de ésas que siempre generan dudas. La pelota le rebotó antes en el muslo, no había intencionalidad. Pero no fue ningún eximente para la interpretación del árbitro.

El Valencia ya está en semifinales, vuelve a estar entre los mejores de una competición continental, y tiene un camino más corto para llegar a la Champions del que ofrece la Liga. Pero lo mismo piensa su rival, el Arsenal.

Últimas noticias