Deportes

La ruidosa protesta de Cataluña cuando no sonó su himno en una entrega de medallas en el biketrail de Reinosa

La competición acabó el domingo. El ayuntamiento publicó un comunicado muy duro contra las críticas: “Si esto es lo que les importa nuestra ciudad, por favor, olvídennos”.

Una prueba del domingo, último día de la competición
Una prueba del domingo, último día de la competición FOTO: La Razón (Custom Credit)

Pocas veces una competición de biketrial había concentrado tanta atención mediática. El campeonato del mundo se ha celebrado en la localidad cántabra de Reinosa y fue sido Ciudadados quien denunció que en su inauguración el himno de Cataluña sonó como si fuera un país más participante. Y sí es un participante más en una competición organizada por una institución privada que cobra 300 euros a sus miembros y que nada tiene que ver con la Federación Española de Ciclismo. Desde siempre ha formado parte de una competición que se declara apolítica, pero que al dejar sonar el himno catalán al mismo nivel que los demás está tomando una decisión evidentemente política. La competición terminó el domingo con la victoria de los checos (país sede de la organización de la prueba) Vaclav Kolar y Stepanka Mudrychova en categoría élite

Lo del himno de Cataluña como un himno más había ocurrido en todas las competiciones de esta modalidad de biketrial, hasta que Ciudadanos avisó de que eso no se podía hacer así. Que no podía sonar como sí podían los de Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, República Checa, España. Tampoco tiene sentido que compitan por separada. “Al ser un deporte que nació en tierras catalanas se optó por que los deportistas de Catalunya y del resto de España compitieran por separado para fomentar la participación”, se asegura en el diario Ara, que cuenta cómo en la entrega de medallas del viernes, cuando se entregaron a los participantes catalanes no sonó el himno catalán debido a la denuncia de Ciudadanos y también a la queja de Vox:,pero sí que lo cantaron a capella los miembros de la delegación catalana, según se asegura en el diari.o “No hemos querido ir más allá, no hemos querido hacer una protesta”, aseguraba a Ara el presidente de la federación catalana y española de biketrial, Jordi Casablanca. Según él, “Es muy sorprendente, estoy decepcionado. Se ha querido buscar una parte política donde no está”. También desde Vox se había pedido que Cataluña y España no compitieron con vestimenta diferentes.

El ayuntamiento de Reinosa fue muy duro al responder a las críticas: “En ningún momento se equiparó a la delegación de la comunidad autónoma de Cataluña con ningún país o nación. Así se subrayó repetidamente durante la ceremonia por parte de la Bike Trial International Union. Y el que diga lo contrario, miente”, aseguró en un comunicado días atrás. EEl Campeonato Mundial de Bike Trial es “un gran acontecimiento que se está desarrollando con total normalidad. Es un éxito para nuestra ciudad no solo deportivo si no por su más que positiva repercusión económica, generando riqueza al municipio”, insistían y pedían que no tratasen “de instrumentalizar un acontecimiento generando polémicas inexistentes para tratar de obtener un rédito político a costa de Reinosa. Si esto es lo que les importa nuestra ciudad, por favor, olvídennos”.

Según la organización de la carrera, la Unión Internacional de Biketrial,“la decisión de separar a Catalunya y España es sólo técnica”, aseguraba su subdirector, el italiano Giuliano Gualeni. Fuentes del ayuntamiento de Reinosa han pedido al periódico catalán añade que se “deje hablar el deporte y no trate de instrumentalizar un evento generando polémicas inexistentes para intentar sacar un triste rédito político”.

Es esa polémica política la que ha puesto la prueba en el foco mediático. Ha sido una semana de competición: empezó el lunes y ha acabado el domingo 14 de agosto. El biketrial es un deporte que nace de las pruebas de trial de moto. Empezó en Cataluña, a principios de los ochenta cuando quisieron imitar lo que hacían los pilotos con sus máquinas, pero con bicicletas, para que se abriese a los competidores y también pudiesen participar niños. Desde entonces, el deporte ha ido creciendo, pero también ha sufrido una especie de división. Así, cada vez hay más diferencias entre el trial que está bajo el manto de la UCI y que es el que sigue la Federación Española de Ciclismo y esta modalidad, que coorinda la Unión Internacional de Biketrial, una organización con sede en la República Checa y que cobra una cantidad a los miembros que forman parte de ella.