MENÚ
domingo 16 junio 2019
16:32
Actualizado

El medallista español de boardercross: "Tras la medalla se nos da más bola»

Está a punto de cumplirse un año del bronce de Regino Hernández en boardercross en Pieonchang

El ceutí compite este fin de semana en la prueba de la Copa del Mundo de Feldberg (Alemania)

  • Regino Hernández, bronce en el campeonato del Mundo de boardercross en Pieonchang
    Regino Hernández, bronce en el campeonato del Mundo de boardercross en Pieonchang

Tiempo de lectura 5 min.

07 de febrero de 2019. 12:44h

Comentada
Francisco Martínez 7/2/2019

Regino Hernández (Ceuta, 29 años) aprovecha un rato de descanso para atender a la entrevista. Está en Alemania, junto a Lucas Eguibar, para participar en la prueba de la Copa del Mundo de Feldberg (que retransmite Eurosport los días 9 y 10 de febrero, de 9:45 a 11:30). Casi se cumple un año del bronce que logró en los Juegos de Pieonchang y Regino asegura que algo sí ha cambiado en su deporte, el boardercross, aunque también ha habido algunos problemas, sobre todo por la no continuidad del «skiman» (el encargado de preparar las tablas)

-Acaba de terminar el Mundial de Solitude (Utah, EEUU) ¿Qué pasó?

-Esto es boardercross... Lucas [Eguibar], por ejemplo, tuvo la mala suerte de que en los Juegos Olímpicos se cayó en primera ronda y se quedó totalmente fuera, y ahora en el Mundial pues me ha tocado a mí. El día de las clasificatorias era el quinto más rápido de todo el circuito, en la «quali» cometí un fallo que me dejó un poco más atrás, pero sabía que éramos muy rápidos, estaba bajando súper bien, pero un mal apoyo me dejó fuera. Una putada, la verdad, pero bueno, estoy contento porque los entrenadores de otros equipos y otros corredores vinieron a apoyarme y me dijeron que qué lástima que me hubiera caído, que me veían súper rápido. Eso, aunque no haya sido un buen resultado, hace ver que estás ahí, al nivel de los mejores, y que en cualquier carrera puedes estar en el podio.

-Y piensa: ¡qué injusto es el deporte!.

-Pues un poco, a ver, los Mundiales son cada dos años, yo llevo ya bastantes y he ido acumulando un poco de mala suerte, he sufrido caídas yo solo, en el Mundial de Sierra Nevada me pasó lo mismo, tenía el tercer mejor tiempo y en la primera ronda me caí dos veces siendo el más rápido de mi ronda. Pero es boardercross, sabemos lo que hay, hay que levantarse, aprender y prepararse para la siguiente carrera.

-¿Cómo trabaja la mente para superar eso?

-Ahora no estoy con ningún psicólogo, pero al principio sí que tuve que recurrir a alguno para que me echase un cable; cuando estaba entrando en la élite, ya entre los 20 mejores del mundo y veía que las cosas no me salían bien, que en los tiempos de los entrenamientos estaba adelante y luego en la competición no salía, ahí sí que tuve que acudir a especialistas. Ahora ya sé lo que es esto, intento no fustigarme a mí mismo para no tener la cabeza con el pensamiento negativo. Y, sobre todo, está mi gente, que sabe lo que es esto y me devuelven a la realidad: es un deporte en el que cada bajada dura un minuto y al más mínimo fallo te puedes quedar fuera. Los compañeros también dan ánimos...

-Hay buen rollo entre vosotros...

-Siempre, en los circuitos somos siempre los mismos. Por ejemplo, Mick Dierdoff, el que ha quedado campeón del mundo, la primera vez que lo vi no sé si tenía 14 o 15 años, que coincidimos en una competición en Italia, y era la época en la que yo sobre todo estaba centrado en el freestyle y él también. Es de mi edad, nos llevamos bien y me alegré incluso de que se llevase esa medalla.

-Lo de Lucas también da rabia, tenía la medalla ahí en el Mundial...

-Claro... A ver, hubiese preferido que hubiese ganado Lucas. Él es un rival igual que los demás, pero es compañero de equipo, estamos muchos días juntos y es otra medalla que se va para España. Es una lástima, que encima la final sea de cuatro, y que fuese él quien se quedara sin medalla.

-¿Le ha cambiado la vida el bronce olímpico?

-Algo sí, sobre todo en lo deportivo. Yo como persona sigo siendo el mismo, sigo haciendo lo mismo, pero es verdad que ahora la gente en España sabe más lo que es el boardercross, empiezan a interesarse. Como en todos los deportes, cuando un español está arriba pues se le da bola; sí que es verdad que ahora estando Lucas y yo, los dos bien posicionados, se le da algo más de bombo. No es fútbol, pero sí ha cambiado.

-Pese a todo, hubo algún problema como el del «skiman». ¿Qué pasó?

-la Federación no llegó a un acuerdo con él [. Nos pusieron a otro que es un buen «skiman», las tablas son rápidas, pero simplemente nos quejábamos porque no tenía experiencia en boardercross, no sabe cómo son los tiempos a la hora de las carreras. Él viene del esquí y ahí los esquís se preparan en el hotel el día anterior; nosotros, aparte de eso, tenemos que preparar las tablas antes de cada bajada, porque hacemos muchas al día. Nos quejábamos de eso, nos decía la Federación que se iba a solucionar, en principio íbamos a tener una ayuda en el Mundial de un «skiman» americano, pero al final no sé quién de la Federación pensó que no era necesario, y nos dejaron un poco colgados, la verdad.

-¿Fue una cuestión de dinero? Porque supongo que con los éxitos ha entrado más dinero en la Federación.

-Si te digo la verdad no lo sé seguro. Yo creo que según los resultados, el CSD da más dinero para que podamos seguir viajando todos los equipos; si es mucho más o menos, no controlo ese tema. Este año nos hemos quedado un poco colgados con el tema del «skiman», pero no quiero que nadie me malinterprete, que Hilario [Sánchez] está demostrando que es un gran «skiman», las tablas están siendo rápidas, estamos haciendo de los mejores tiempos dentro del circuito, pero claro, no deja de ser alguien sin experiencia. Lo perfecto hubiese sido que estuviera con otra persona, y que más adelante se quedase sólo Hilario.

-Volviendo a su deporte. ¿En qué cree que tiene que mejorar en los personal?

-Siempre hay posibilidad de mejora. Yo pienso que la perfección no existe. Estoy este año, por ejemplo, muy bien de velocidad de reacción en la salida, es algo que siempre se me ha dado muy bien, y en lo que más he mejorado es a la hora de tomar las curvas, el posicionamiento encima de la tabla... Pero hay que seguir trabajando, seguir estando a tope y seguir aprendiendo.

Últimas noticias