Deportes

“Lewis Hamilton”, el libro que describe a Fernando Alonso como un maestro de la manipulación

La rivalidad de los dos pilotos se cuenta detalladamente en las páginas de la obra, que lleva por subtítulo “La biografía definitiva del piloto de Fórmula 1 más laureado de todos los tiempos”

Portada de la biografía de Lewis Hamilton
Portada de la biografía de Lewis Hamilton FOTO: geoPlaneta

Lewis Hamilton comparte con Michael Schumacher el honor de ser el piloto que más veces ha sido campeón del mundo de Fórmula 1. Para llegar hasta allí el camino ha sido largo, con muchos enfrentamientos, pero ninguno tan destacado como el que ha mantenido con Fernando Alonso desde su llegada a los circuitos. Una rivalidad que se refleja en “Lewis Hamilton”, el libro editado por geoPlanta y escrito por el periodista británico del “Sunday Times” Frank Worrall, que tiene como subtítulo “La biografía definitiva del piloto de Fórmula 1 más laureado de todos los tiempos”.

El que el autor define la manera de correr del piloto español como una carrera de los Autos Locos. Así dice que se lo hizo ver su hijo de nueve años cuando Hamilton y Alonso compartían poco más que los colores de la misma escudería en McLaren.

Worrall le define también como «una persona compleja» y asegura que puede ser «un maestro de la manipulación» y asegura que utilizó esas armas en Renault y después cuando llegó a McLaren, Lo presenta también como un personaje envidioso y celoso de las buenas actuaciones de su compañero, por lo que acusó a la escudería británica de trato de favor hacia Hamilton.

La que vivió con Alonso fue la polémica con la que Hamilton se estrenó en la Fórmula 1 y la más sonora en España, pero no ha sido la única. Con Nico Rosberg coincidió en Mercedes y, aunque en principio eran buenos amigos, acabaron por no poder estar juntos en la misma habitación. “La difícil relación entre nuestros pilotos es uno de nuestros puntos débiles”, admitía el jefe de equipo, Toto Wolff. “No somos amigos íntimos”, reconocía Hamilton. Por supuesto, la razón era que Rosberg no toleraba bien los buenos resultados de Lewis.

Sin enemigos internos, tuvo que buscarlos fuera. Primero fue la intensa rivalidad con Sebastian Vettel y ahora la vive con Max Verstappen. “Me parece decepcionante que un piloto siete veces campeón del mundo recurra a una maniobra tan desesperada y mande a un compañero al hospital”, se lamentaba Chris Horner, el jefe de equipo de Red Buill después de que Hamilton y Verstappen se tocaran en una curva en el Gran Premio de Gran Bretaña. La rivalidad estaba encendidísima. Y así sigue estando.

El prodigio que con trece años ya estaba fichado para la estructura de McLaren ha demostrado que Ron Dennis, su mentor, no estaba equivocado. El chico que admiraba a Senna y que se pedía ser Michael Schumacher en los videojuegos ha acabado superando a todos.