Deportes

Duro golpe para Sergio Ramos en París: su debut podría retrasarse dos meses

Según ‘Le Parisien’ e ‘Infosport Plus’, el central se lesionó en el muslo a finales de julio y podría estar de baja hasta octubre

Sergio Ramos (d) conversa con el entrenador del París Saint-Germain (PSG), el argentino Mauricio Pochettino
Sergio Ramos (d) conversa con el entrenador del París Saint-Germain (PSG), el argentino Mauricio PochettinoParis Saint-GermainParis Saint-Germain/EFE

El debut de Sergio Ramos con el PSG tendrá que esperar y podría alargarse hasta octubre. Según informa ‘Infosport Plus’, programa de ‘Canal + Francia’ y cuya información ha sido recogida por ‘Le Parisien’, el ex capitán del Real Madrid podría estar dos meses de baja por una lesión que aconteció a finales de julio en el muslo.

La lesión es más grave de lo esperado, publica Le Parisien, y Ramos suma un nuevo episodio en los recurrentes problemas físicos que le han lastrado este año (solo cinco partidos jugados en 2021) desde que se operó el menisco y que le impidieron acudir a la Eurocopa.

El sevillano fue sometido a un exhaustivo reconocimiento médico antes de firmar con el PSG y en la pretemporada apenas ha podido trabajar al mismo ritmo que sus compañeros. Estuvo ausente en todos los amistosos del equipo de Pochettino y faltó al estreno liguero contra el Troyes.

Hoy se ha confirmado que tampoco estará en el primer partido en el Parque de los Príncipes contra el Estrasburgo del próximo sábado, día en el que podrían sentarse en el palco del estadio parisino Messi, Ramos y Neymar.

La temporada pasada de Sergio Ramos con el Real Madrid estuvo marcada por una larga lista de lesiones. El central sevillano disputó un total de 22 partidos en todas las competiciones de la temporada pasada, algo que es un bajón cuando en años anteriores solía jugarlo absolutamente todo. En el inicio de su etapa como futbolista del París Saint-Germain, el defensor comienza a preocupar a los aficionados de la escuadra francesa por su condición física.

Por el momento, parece claro que el desembarco de Ramos en París no ha sido lo que todos esperaban y el hecho de que aún no haya podido jugar es un duro golpe tanto para el futbolista como para los parisinos.