Deportes

Rubiales: “No puedo garantizar que mañana no me vayan a meter un saco de cocaína en el maletero”

“Todo es mentira” y todo es legal, asegura el presidente de la Federación sobre la información publicada del contrato de la Supercopa en Arabia Saudí

“Todo es mentira” y todo es legal, dice Luis Rubiales, que dejó sombras y sospechas en su conferencia de prensa. Sombras sobre los favores que le piden los futbolistas. “Piqué no es el único que me llamó para ir a los Juegos Olímpicos”, afirma. Una alusión a Sergio Ramos, aunque no lo cita. Y sospechas sobre a quién benefician los documentos publicados por “El Confidencial” y que el presidente de la Federación ya ha denunciado que le extrajeron de su teléfono móvil a través de un ataque informático. “No bebo, no fumo, pero no puedo garantizar que mañana no me vayan a meter un saco de cocaína en el maletero o que me metan algo en el móvil”, añade el presidente de la Federación.

Rubiales no entiende que haya un conflicto de intereses en la mediación de Piqué con Arabia Saudí para disputar allí la Supercopa. “No existe ninguna relación económica de la Federación con Piqué. Pregunté al compliance, al comité ético y no había problema. No hay relación económica entre Kosmos y la Federación”, aclara Luis Rubiales.

Sin embargo, la RFEF si garantiza en el contrato con Arabia Saudí el pago de una comisión a Kosmos, la empresa que preside el central del Barcelona, con una cláusula que permite rescindir el contrato en caso de impago a la agencia del futbolista. “Es falso que rompamos el contrato si Kosmos no cobra su comisión. Era una opción, podíamos seguir todos los años o podíamos romper. Kosmos lo acepta y los árabes no plantean ningún problema”, explica. “Imagino que si eso ocurre y Kosmos nos trae una oferta mejor, aprovecharíamos Que no viene otra oferta mejor seguimos y no hay más. Una Federación tiene mucha más seguridad de cobrar”, dice. El nombre de Kosmos no aparece en el contrato sino en un anexo, pero eso, según Rubiales. “Se nombra a una agencia y luego se deja claro quién paga la comisión la agencia en una adenda”, aclara.

Ana Muñoz, la directora del Departamento de Integridad de la Federación en el momento en que se firma el contrato con Arabia, publicó un tuit el martes en el que sembraba dudas sobre la ética del contrato. “Las leyes establecen las ilegalidades, los Códigos éticos son normas. Ambas de obligado cumplimiento. Ambas con sanciones”, decía. Pero Rubiales asegura que el informe ético era favorable a llevar la Supercopa a Arabia, y que su dimisión, que se produjo días después, no está relacionada con la Supercopa. “La respeto. Estuvo aquí, trabajó a su manera y hubo algún conflicto que no tuvo nada que ver con la Supercopa y decidió marcharse. Le agredecemos su trabajo”, dice el presidente de la Federación.

Tampoco entiende Rubiales que haya un conflicto de intereses porque su salario tenga una parte variable en función de los ingresos de la Federación. Si el Real Madrid y el Barcelona juegan la Supercopa, Arabia Saudí paga más. “En el contrato no se habla ni del Madrid ni del Barcelona”, aclara el secretario general de la Federación, Andreu Camps. Pero sí establecen unos criterios que sólo cumplen ellos dos para cobrar la cantidad máxima. Y volvió a cargar contra Tebas, recordando que hay “otros sitios” en los que el presidente cobra tres millones de euros de salario fijo.

Defienden Rubiales y Camps que el reparto para los clubs utiliza el mismo criterio que en otras competiciones como sucede con la Liga de Campeones o con los derechos televisivos de la Liga. “Vendemos los derechos de la final de la Copa y hay países que se esperan a pujar para ver los finalistas. Si son Real Madrid, Barcelona o Atlético la oferta multiplica en mucho la que hemos recibido este año”, explica Rubiales.