Fútbol

Barcelona: de la dificultad para inscribir jugadores a Haaland

El equipo azulgrana debuta en Copa contra el Linares pensando en las altas y las bajas

Los canteranos Guillem Jaime y Mika Marmol en el entrenamiento del Barcelona ante la mirada de Xavi
Los canteranos Guillem Jaime y Mika Marmol en el entrenamiento del Barcelona ante la mirada de Xavi FOTO: Enric Fontcuberta EFE

El campeón de Copa entra en escena. El Barcelona visita al Linares en este formato «atractivo para equipos pequeños y para el espectador», según Xavi, en el que los grandes tienen todo que perder; pero en la Ciudad Condal se sigue hablando más de fichajes, entradas y salidas. También desde fuera. «El Barcelona tiene una deuda de 300 millones de euros y ha fichado a Ferran Torres, he leído que por 55 millones, aunque no sé la cifra exacta. Y va a fichar a Morata y el presidente anuncia más fichajes, incluso Haaland. ¿Dónde está el ‘’fair play’'?», se pregunta Bordalás técnico del Valencia, que quiso mandar un mensaje a su club para que hubiera incorporaciones, y de paso mandó un recado a los blaugrana.

Choca que el club catalán esté teniendo dificultades para inscribir a los jugadores que ha fichado (le pasó en verano y también ahora con Ferran Torres y Alves) y a la vez esté hablando de afrontar una incorporación como la de Haaland, uno de los futbolistas más preciados el próximo verano, una de las operaciones más complejas por mucho que la relación entre Joan Laporta y Raiola, agente del atacante noruego, sea extraordinaria. «Veo muy difícil que fiche por el Barcelona», ha admitido Javier Tebas, presidente de LaLiga, que en el fondo recibiría con los brazos abiertos un duelo Haaland (Barcelona)-Mbappé (Real Madrid) desde la próxima temporada.

«Todo es posible», deja la puerta abierta Joan Laporta, que primero tiene que resolver la situación de Dembélé y Coutinho, los futbolistas que llegaron con el dinero de Neymar y que no han dejado huella en el Camp Nou, aunque su situación sea diferente. Con el brasileño suspiran por encontrarle una salida y que se libere con ello una parte interesante de la masa salarial. «No he hablado con Philippe sobre su situación», dijo Xavi. «Él es un profesional y nos ayuda. Pero para que haya entradas deben haber salidas. Es una evidencia», añadió el técnico. Al francés lo quieren renovar, pero la oferta es a la baja y tiene pretendientes y mejores ofertas, más teniendo en cuenta que su marcha sería gratis porque cumple contrato en verano. «Estoy esperando a que haga un esfuerzo. Ya le he dicho que proyecto deportivo este es el mejor para él. En ningún sitio será tan feliz como en el Barça. Vamos a ver qué decide», lamentó el entrenador, que desde el primer día que llegó apostó por la continuidad de un futbolista que se ha perdido 100 partidos por lesión desde que fichó en 2017.