MENÚ
domingo 23 septiembre 2018
23:59
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

La obsesión de Griezmann

El jugador del Atlético pasa del Balón de Oro y sólo se centra en derrotar mañana a Croacia en la final y en levantar la copa. Elogia a Modric y Rakitic

  • Griezmann se prepara a conciencia para la final de mañana. Lo único que quiere es alzar la copa
    Griezmann se prepara a conciencia para la final de mañana. Lo único que quiere es alzar la copa

Tiempo de lectura 4 min.

14 de julio de 2018. 05:41h

Comentada
Enrique Gozalo.  14/7/2018

ETIQUETAS

La sucesión de Cristiano, Messi y Neymar, pese a que el brasileño no ha llegado todavía a las grandes cotas de los otros dos, por el Balón de Oro ha comenzado. La campaña mediática ha decidido que Modric y Griezmann son los aspirantes y todo puede depender de lo que ocurra mañana en la finalísima. A Mbappé le dejan en un segundo plano porque sus 19 años le auguran, si mantiene la progresión, un brillante futuro lleno de galardones y de reconocimientos. Suya es, sin duda, la jugada de un Mundial en donde ha brillado más la organización que el juego desplegado.

El ruido que se genera ante el famoso Balón de Oro, que ahora otorga en solitario la revista «France Football» no llega a los oídos de Griezmann. O mejor dicho, no lo escucha. «Es la oportunidad de ganar la Copa del Mundo, el Balón de Oro no me importa. Quiero ganar el Mundial y habrá que darlo todo y dejarlo todo sobre el campo para conseguirlo», aseveró el delantero del Atlético en la conferencia de prensa.

Balones fuera. Sólo hay que centrarse en el choque de mañana frente a Croacia. Los demás, lo que se mueve alrededor, no importa. Como tampoco importan las críticas vertidas por la forma de jugar de la selección gala. «Estamos centrados en ser un bloque sólido y difícil de superar». Deschamps lo tiene muy claro, sabe que el sistema, trufado de grandes individualidades como Mbappé y Griezmann, es primordial. Para el seleccionador prima el bloque, jugadores con más físico que talento, aunque no exentos de calidad. Así es como ha conseguido Francia plantarse en la final.

Antoine habla de su rol en el equipo. «Quizá siendo el máximo anotador hubiéramos perdido, así que pensé que aportando menos gol podríamos ganar», y reconoce que no piensan en el lunes. «Se que una victoria podría cambiar muchas cosas, pero vamos a estar mejor preparados para este juego. Realmente no pensamos en el lunes», afirma el rojiblanco.

«Estoy igual que siempre, juego al Fortnite todo el día, disfruto del fútbol, bebo mate. Sólo quiero levantar la copa, no importa si anoto o no. Me siento bien y puedo entender el juego por mí y llevarlo a donde yo quiera. Somos mejores todos juntos, ayudándonos en los esfuerzos para jugar como un colectivo», manifiesta Griezmman, que no le gusta que le comparen con Zidane y que le llaman «Grizou».

«Grizi» como él prefiere elogia a Modric y Rakitic, pero «corresponderá al entrenador saber cómo jugar. Él lo tendrá pensando porque son dos jugadores técnicamente muy fuertes». Desde su orgullo francés «tenemos un gran equipo y quiero que la gente se sienta orgullosa de ser francesa», compara a Simeone con Deschamps. «Simeone no duerme por el fútbol, es un entrenador que lo vive en todo momento. Es diferente de Deschamps pero ambos quieren lo mismo, ganar, y saben cómo hacerlo, qué tácticas usar en el campo», afirma.

Antes de irse le manda un recado a Courtois por criticar el juego de Francia. «Jugó en el Atlético y ahora lo hace en el Chelsea», dice Griezman, ajeno áun al Balón de Oro.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs