Fútbol

La durísima carta de Bale que aviva la polémica: “Todos sabemos quien es el verdadero parásito...”

Acosado por los que cuestionan su doble cara en el Real Madrid y Gales, responsabiliza a los medios de que que algunos atletas se quiten la vida

Gareth Bale
Gareth Bale FOTO: PETER POWELL EFE

El temporal desatado por el partidazo de Gareth Bale con su selección no amaina. Después de sus dos goles a Austria para clasificar a su país para la final de la repesca para el Mundial de Qatar, le preguntaron al extremo si con las celebraciones de sus tantos había querido mandar un mensaje a aquellos que le critican en España. Y esta fue la respuesta del futbolista. “No. No necesito mandar ningún mensaje. Sería perder el tiempo, Deberían sentirse avergonzados. Es asqueroso, pero prefiero no decir nada”.

Sus palabras cayeron como una bomba en el madridismo y muchos llegaron a solicitar a Florentino Pérez que no vuelva a jugar con la camiseta blanca. El jugador no cuenta para nada en los planes de Carlo Ancelotti y después de marcarle el jueves un doblete a Austria en el playoff para el Mundial de Qatar las prensa volvió acusarle de “jeta”, de morder la mano que le da de comer y de su falta de profesionalidad en el equipo blanco. “Solo piensa en jugar al golf y en su selección cuando el club le paga una millonada al año”, se queja el madridismo.

Harto de estas criticas, el galés ha mostrado su hastío por la especulación sobre el diferente rendimiento que ofrece en el Madrid y en su selección y ha estallado con una durísima carta en redes sociales.

La carta de Bale: “La gente se quita la vida...”

“El Daily Mail saca a la luz esta pieza de periodismo calumnioso, despectivo y especulativo de Marca. En un momento en que las personas se quitan la vida debido a la insensibilidad y la implacabilidad de los medios, quiero saber, ¿quién está responsabilizando a estos periodistas y los medios de comunicación que les permiten escribir artículos como este?

Afortunadamente, he desarrollado una piel dura durante mi tiempo en el centro de la atención pública, pero eso no significa que artículos como estos no causen daño y molesten personal y profesionalmente a quienes reciben estas historias maliciosas.

He sido testigo del costo que los medios de comunicación pueden tener en la salud mental y física de las personas.

Los medios de comunicación esperan actuaciones sobrehumanas de los atletas profesionales, y serán los primeros en celebrar con ellos cuando lo hagan, pero en lugar de compadecerse de ellos cuando muestran una pizca de error humano, los hacen trizas, fomentando la ira y la decepción en su aficionados.

La presión diaria sobre los atletas es inmensa, y es tan claro como el agua, que la atención negativa de los medios podría enviar fácilmente a un atleta ya estresado, o a cualquiera que esté a la vista del público, al límite.

Espero que para cuando nuestros hijos tengan una edad en la que puedan ingerir noticias, la ética y los estándares del periodismo se habrán aplicado de manera más estricta.

Así que quiero usar mi plataforma para alentar el cambio en la forma en que hablamos públicamente y criticamos a las personas, simplemente en su mayor parte, sin cumplir con las expectativas a menudo poco realistas que se proyectan sobre ellos.

¡Todos sabemos quién es el verdadero parásito!