Fútbol

Fútbol

Lunin hace cambiar de opinión a Ancelotti

Cuando parecía que Kepa volvería, el ucraniano se mantiene como titular por sus buenas actuaciones. Ha jugado seis de dieciséis partidos de Liga y en tres ha dejado la portería a cero

Lunin grita a su defensa durante el partido ante el Betis
Lunin grita a su defensa durante el partido ante el BetisEuropa Press

«No me quejo de nada ni de nadie. Es un buen punto para la clasificación. Salgo de aquí satisfecho. Si queréis que diga que no estoy satisfecho lo digo, puedo decir que estoy triste y enfadado, pero no es así, estoy contento», terminaba Ancelotti su rueda de prensa después del empate en el Villamarín. Veía con buenos ojos el empate que le permite ser líder en solitario antes de la visita del Girona al Barcelona. No se quejaba de nadie y menos de Lunin, que se quedó en la portería cuando parecía que, una vez recuperado Kepa, podía volver a ser suplente. Ancelotti tenía esa idea en principio, pero las convincentes actuaciones del ucraniano le han hecho cambiar de opinión. Ha jugado seis choques de dieciséis en Liga y en tres ha dejado la portería a cero. «Lo ha hecho bien hoy, mostrando confianza y personalidad, veremos en el próximo partido», decía el técnico blanco que mantuvo en la titularidad a Lunin y no encuentra ningún motivo para moverlo. Seguramente le gusta más Kepa, pero el eterno suplente se ha destapado con actuaciones muy solventes y de bastante carácter, justo lo que algunos le reprochaban.

Ante el Betis le ganó un mano a mano a Isco en la segunda mitad y en la primera le hizo una buena parada a Ayoze en una acción que si acaba en gol quizá hubiera sido anulada por una falta a Mendy. Pero ahí estaba Lunin, muy seguro también por arriba toda la tarde y que en el remate de Ruibal no se le pueden pedir muchas responsabilidades. «Lo único malo que ha pasado es que han marcado un gol fantástico y han empatado. Estoy satisfecho porque no se pueden ganar todos los partidos. Hasta ahora lo hemos hecho bien y lo vamos a volver a hacer en el futuro», insistía Ancelotti, que no quería sacarle punta ni a la pérdida de balón en el comienzo de la jugada del tanto del empate. «Ha sido un cambio de orientación largo de Bellingham un poco lento, hemos perdido el balón, la línea ha regresado bastante bien, pero se han sacado un tiro fantástico», explicaba.

Bellingham, otro gol

El que sigue fantástico es Bellingham, que en el Villamarín hizo su gol número doce en la Liga, donde es el Pichichi, y el decimosexto para él esta temporada en dieciocho partidos. Sigue con un ratio anotador brutal cuando la temporada ya está bastante avanzada, así que ya no se puede achacar a un arranque acertado. Además ha repartido cuatro asistencias en 1.564 minutos de juego.

El pase de su gol al Betis se lo dio Brahim, que vuelve a producir saliendo de titular y al que sólo un fuera de juego privó de hacer el primer tanto del partido otra vez. Está aprovechando la baja de Vinicius, aunque el que juega en la izquierda es Rodrygo, que fue el mejor en la primera media hora de partido y pidió un penalti de Ruibal que ni el árbitro ni el VAR vieron.