MENÚ
sábado 25 mayo 2019
08:40
Actualizado

Márquez falla en Austin y Rins gana peleando con Rossi

  • Márquez falla en Austin y Rins gana peleando con Rossi
  • Márquez falla en Austin y Rins gana peleando con Rossi
    /

Tiempo de lectura 2 min.

14 de abril de 2019. 23:50h

Comentada
José Manuel Martín 14/4/2019

En Austin sucedió lo inesperado, lo impensable, lo que nadie imaginaba. De repente, en un pestañeo, lo que iba a ser la séptima victoria consecutiva de Márquez en Texas pareció convertirse en un nuevo triunfo de Rossi, pero finalmente todo desembocó en el día más feliz de la vida deportiva de Álex Rins. Él se llevó la gloria de ganar por primera vez en un sitio que era propiedad de Marc y, además, lo hizo superando a un mito, al piloto al que de niño idolatraba sin pestañear delante de la televisión. Rins se estrenó en MotoGP derrotando a las dos últimas grandes leyendas del motociclismo, además de convertirse, de paso, en un posible candidato al título esta temporada. MotoGP se dio la vuelta completamente con la caída de Márquez, que ni ganó en su jardín estadounidense ni llegará a la cita de Jerez como líder del campeonato.A cambio, aterrizará en Europa el primer fin de semana de mayo con ganas de revancha, la que no le permitió ayer su Honda, que se negó a arrancar cuando intentó ponerse de pie y buscar la remontada. Levantó la moto y se volvió a caer, desbordado por las ansias de agarrar una victoria que todo el mundo le adjudicaba después de otro fin de semana de dominio. Él y su equipo ya avisaban de que no sería fácil y querían frenar una euforia que terminó estrellándose en el asfalto. Texas es un sitio en el que Marc cuenta con sumar muchos puntos, así que este cero le complica un poco el primer tramo de temporada.

Su rosco alivió a Dovizioso, que sale de un fin de semana nefasto como jefe de la clasificación, y a Rossi, que rozó con la punta de los dedos un día de gloria absoluta. «Siento no haber podido ganar, al ver caer a Márquez pensé que era una posibilidad la victoria, apreté al máximo, pero Rins estuvo mejor», confesaba Valentino, que no es el más rápido, pero como los buenos delanteros de área tiene olfato para saber dónde caerá la pelota. Esta vez su remate pegó en el palo por culpa de Rins, uno de los mejores representantes de la nueva generación de pilotos que aprieta a los más veteranos. Tiene sólo 23 años y una Suzuki que funciona cada vez mejor y ha regresado a MotoGP para quedarse y ser una marca puntera. «Siempre he creído en mi fábrica y en que podía ganar. Todo el mundo dice que es fácil llevar la Suzuki, pero conseguir el plus es lo complicado», decía el héroe del día. La marca ha apostado por él y les ha respondido muy bien. Es de pocas palabras Álex, más bien tímido y reservado, aunque en pista se vuelve descarado. Tiene un pelo rizado que lleva mucho tiempo sin cortar. Se le sale por los laterales de la gorra y bromeó con que no se lo rebajaría hasta que ganase. No especificó si una carrera o el Mundial. Si era lo primero, pasará por la peluquería antes de Jerez. Lo que es seguro es que ayer hizo historia en Texas y no pudo evitar las lágrimas. Tenía motivo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs