MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
17:55
Actualizado

Mundial de China: España culmina una remontada épica con dos prórrogas y luchará por el oro

Una semifinal salvaje ante Australia lleva a la selección a la segunda final de un Mundial en su historia. Partidazo de Marc con 33 puntos

  • Llull celebra la victoria de España ante Australia
    Llull celebra la victoria de España ante Australia /

    EFE

Tiempo de lectura 4 min.

13 de septiembre de 2019. 20:07h

Comentada
Mariano Ruiz Díez 13/9/2019

Después de dos prórrogas y dos horas y media de semifinal, España tumbó a Australia (95-88) y el domingo peleará por el segundo oro mundialista de su historia. La selección sobrevivió a un drama. Avisó Scariolo que era un partido para tener paciencia y el equipo la tuvo por toneladas. Fue durante muchos minutos por detrás, pero otra vez la defensa, con especial mención para Llull sobre Mills, y el monumental partido de Marc (33 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias) llevaron a España otra vez a luchar por ser la mejor selección del planeta.

Los cuatro triples con que España alcanzó el descanso llegaron todos en el primer cuarto. En el segundo, la selección se empeñó en lanzar de tres con resultados desastrosos (4/17). Para lo que pudo significar esa obsesión, España llegó casi intacta al parón (32-37). No fue el único boquete. Estuvo cuatro minutos sin anotar en el segundo cuarto, arrancó el periodo encajando un parcial de 2-11 y Marc se fue a los vestuarios con un inquietante 0/4 en tiros de campo. Lo único rescatable fueron una defensa zonal y la salida de Ricky. Ante la zona, los «aussies» se estrellaron en sus tres primeros ataques. Y menos mal. Fue un desahogo porque Mills estaba empezando a carburar y el banquillo de los «boomers» producía demasiado en los dos lados de la pista.

Se jugó como quería Australia. Ordenados, duros atrás y con Mills con manga ancha para decidir. El arranque del tercer cuarto fue un espejismo. Los cinco puntos consecutivos de Marc, triple incluido, no alteraron los biorritmos de los oceánicos. El base aborigen asumió galones y España volvió a estancarse. ¿El resultado? Un parcial de 2-10 (39-50) con autocanasta de Marc incluida. Australia era una acorazado y España tenía que recuperar sus constantes vitales. Tenía que volver la defensa de los días ante Italia y Serbia y alguien tenía que dar un paso al frente. Scariolo aseguró en Cuatro antes de empezar que «este tiene que ser el partido de la paciencia». Y España se rearmó desde la defensa. Superó unos minutos críticos, sobrevivió y el partido siguió abierto con diez minutos por delante (51-55).

Entre Llull, Ribas y Ricky se encargaron de cerrar la «vía Mills». Y en ataque apareció la figura de Marc. Muy poco a poco, España empezó a restar. Un triple de Marc, otro de Ribas, el regreso de Ricky... A dos minutos para el final, España estaba otra vez ahí (67-70). Se trataba de tener paciencia con el reloj en plena cuenta atrás asfixiando. El final fue dramático. España tuvo dos posesiones para ponerse por delante, pero hubo que esperar a falta de 8.7 segundos con dos tiros libres de Marc (71-70). Australia se puso en manos de Mills. ¿Quién si no? Forzó una falta, pero falló un tiro libre y con cuatro segundos por delante, Ricky estuvo a punto de anotar desde el centro de la cancha para evitar la prórroga.

España viniendo desde atrás había logrado sobrevivir. Se habían paliado los efectos devastadores de Mills. El resto de australianos estaban maniatados y la selección había tenido la paciencia que reclamaba Scariolo. Con Marc enchufado en ataque como no había estado en todo el campeonato llegó una primera escapada (76-71) que no fructificó porque el agujero en el rebote ofensivo era una sima. Y así llegó a los últimos 16 segundos con posesión para alcanzar la final (78-78). Una falta de Marc y dos tiros libres de Mills dejaron a España 14 segundos para la enésima remontada (78-80). La pizarra de Scariolo acabó con dos tiros libres para Marc tras falta de Dellavedova. Anotó los dos. La bola era para Australia con cuatro segundos, pero Dellavedova no evitó el segundo tiempo extra.

La segunda prórroga empezó como la primera. España volvió a escaparse y a Australia se le aparecieron todos los fantasmas de Río. Dos triples de Llull y un robo de Claver, como sucedió en Río, mandaron a los «boomers» a la lona y a España, a la segunda final de un Mundial en su historia.

95. España (22+10+19+20+9+15): Rubio (19), Rudy (2), Hernangómez (8), Claver (9) y Marc (33) -quinteto titular- Oriola (0), Llull (17), Ribas (7) y Geuer (0).

88. Australia (21+16+18+16+9+8): Mills (32), Dellavedova (8), Ingles (4), Landale (3) y Baynes (6) -quinteto titular- Goulding (5), Bogut (12), Kay (18) y Creek (2).

Árbitros: Locatelli (Bra), Sahin (Ita) y Bermúdez Mariscal (Mex). Sin eliminados. Técnica a Ricky.

Incidencias: 10.000 espectadores en el Wukesong Sport Center de Pekín. Primera semifinal correspondiente a la Copa del Mundo.

Semifinales: España, 95-Australia, 88 y Argentina, 80-Francia, 66.

Final: España-Argentina (domingo, 14:00, Cuatro).

Tercer y cuarto puesto: Australia-Francia (domingo, 10:00, Cuatro).

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs