MENÚ
martes 18 junio 2019
02:01
Actualizado

Nadal vence a Wawrinka: ¿superará esta vez las semifinales?

El español, en horario nocturno, ofreció una buena versión y desdibujó a su rival (6-1 y 6-2) en los cuartos del Mutua Madrid Open. Se enfrentará a Tsitsipas en la penúltima ronda, que no logró superar ni en Montecarlo ni en Barcelona

  • Nadal golpea una derecha en el partido de cuartos en Madrid
    Nadal golpea una derecha en el partido de cuartos en Madrid /

    SERGIO PEREZ / REUTERS

Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

14 de mayo de 2019. 17:40h

Comentada
Francisco Martínez.  Madrid. 10/5/2019

En la noche madrileña triunfó Rafa Nadal y sufrió Stan Wawrinka (6-1 y 6-2), desdibujado casi desde el primer momento e incapaz de hacer ni cosquillas al tenista español. El número dos del mundo está jugando en esta edición en la Caja Mágica en un horario que no ha sido el habitual los últimos años, más tarde, pero su juego sigue por buen camino en la capital, donde llegó con alguna duda. Dudas porque es él, acostumbrado a vencer en tierra batida y siempre con algún título a estas alturas del curso. Pero esta vez, no. Ha llegado a cero. Esta vez las semifinales fueron su límite en Montecarlo y Barcelona, y ahí está otra vez, con Tsitsipas como obstáculo antes del partido decisivo por el título. Los enfrentamientos entre ambos tenistas muestran un 3-0 para el español, que además nunca ha cedido un set. El último precedente fue en enero, en Australia, y Rafa dio una paliza a Tsitsipas después de que éste hubiera eliminado a Federer. ¿Superará esta vez su tope de 2019 el español?

El duelo contra Wawrinka fue más cómodo de lo esperado. El suizo está en pleno proceso de renacimiento después de muchos problemas físicos, y la victoria ante Nishikori en la ronda anterior le reforzó. Tampoco fue malo el comienzo contra Nadal, en el que ya dejó ver su fantástico revés. Pero Rafa está muy concentrado y con buenas sensaciones en sus golpes: sólido y fallando lo justo, pese a la dificultad extra de la altitud, fue una roca contra la que Stan chocaba. El helvético empezó a desesperarse, a tirarlas fuera, largas. El "break" sufrido le puso 1-3. Luego llegó otro: 1-5 y el público que abarrotó la pista Manolo Santana se lo pasó en grande con un par de dejadas sutiles del español. Puño de hierro y mano de cirujano tiene el balear. Y unas piernas que están en plena forma.

El segundo parcial parecía que podía seguir un camino parecido: 0-30 para el español. Pero se resistió Wawrinka. También volvió de la misma situación después del 1-1, pero como era incapaz de hacer daño a Nadal al resto, la duda estaba en cuándo conseguiría la ruptura el zurdo de Manacor. Fue rápida, en el quinto juego (3-2) ante un rival desesperado que incluso estrello una bola contra una de las vallas de rabia. Nadal siguió apretando, fino en el revés y potente con la derecha, y levantó los brazos en la noche de Madrid sólo un rato después. Ya está donde él quería y con las sensaciones que quería, dispuesto a encontrar su juego definitivamente para llegar en las mejores condiciones a Roland Garros. Veremos qué opina Tsitsipas.

Últimas noticias