La banca suiza no teme a Podemos

El consorcio de bancos suizos que quiere comprar el operador de bolsa español BME “confía en la fortaleza de la separación de la actividad política y económica” en España

Rueda de prensa de gestores de Six tras la opa presentada por BME
El CEO del gestor de la bolsa suiza SIX, Jos Dijsselhof, hoy durante la rueda de prensa para explicar tras la OPA presentada sobre Bolsas y Mercados Españoles (BME)David FernándezEFE

El operador de bolsa suizo Six, propriedad de la gran banca helvética, no teme la irrupción de Podemos en el Gobierno de España ni las condiciones que establezca el regulador español. Así lo ha aclarado Jos Dijsselhof, consejero delegado de la empresa que se ha lanzado a comprar el operador bursátil español, quien considera que la llegada de Podemos al poder de la mano no afecta a la Opa lanzada sobre BME. "Confiamos en la buena marcha de la actividad económica y financiera, así como en la separación de estas de la vida políca", ha indicado Dijsselhof esta mañana en Madrid. Aunque los banqueros suizos consideran negativo cualquier gravamen adicional a la actividad bursátil, como la tasa sobre las transacciones financieras planteada por el anterior ejecutivo como un 0,2% del importe de las compras realizadas en valores españoles que superen los 1.000 millones de euros de capitalización, creen que las alteraciones políticas no interferirán a grandes rasgos en la actividad económica. "Tendremos que adaptarnos y estamos preparados para afrontar las condiciones que vayan surgiendo. Hemos realizado una oferta muy competitiva que se traduciría en la creación del tercer mayor operador bursátil en Europa y sabemos que será un proceso largo en el que quedan asuntos por discutir con las autoridades", ha señalado el CEO de Six, que pretende mantener las estructuras, sedes, puestos de trabajo y estrategias de BME al menos durante los próximos cuatro años, incorporando directivos españoles a la cúpula del grupo resultante.

Dijsselhof ha ratificado la disposición de Six a negociar las condiciones de adquisición de BME, una oferta de 2.800 millones sobre la que el Gobierno podría imponer condiciones al tratarse del operador titular de las infraestructuras del mercado de valores español. La aprobación de la opa corresponde al Gobierno y no a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuyo presidente, Sebastián Albella, explicó ayer tras la convención anual de la Asociación de Mercados Financieros que su función es asesorar al Ejecutivo y emitir un dictamen previo. "Es una posibilidad" que la autorización se concediera con condiciones, con la exigencia de asunción de compromisos, aseguró. "Esa es una de las cosas que se van a valorar" en este proceso, que llevará "varios meses". La normativa española y la europea establecen este requisito de autorización por parte del gobierno en este tipo de operaciones para asegurar que la adquisición no perjudica el funcionamiento ordenado ni a la estabilidad del mercado.