¿Va a alquilar su casa? Cuidado con las nóminas trampa

Se han producido vulneraciones legales en las que “se han llegado a falsificar incluso las tres últimas nóminas y el contrato laboral del inquilino”

El alquiler de vivienda se encarece cada año

Los vavivenes que amenazan a la economía también se hacen notar en el mercado de la vivienda. Concretamente en materia de inmuebles en alquiler. Es cierto que, hasta hace unos meses, organismos públicos como fue el Ayuntamiento de Barcelona afrontaba órdenes de expulsión a inquilinos debido al realquiler de viviendas con el fin de convertirlas en pisos turísticos. Ahora, la cuestión se enfoca en el dato de las falsificaciones registradas en este mercado que, según explica la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA), “el 10% de las nominas de los usuarios vienen retocadas para llegar al porcentaje del 30 o 35% exigido para alquilar una vivienda”. Un panorama que se ha producido con razón de la subida del precio del alquiler en localizaciones como la propia Comunidad de Madrid, donde “los alquileres que se concentraron muy baratos hace siete u ocho años han subido o se han revalorizado”, explica el director de la Agencia, José Ramón Zurdo, mientras que los ingresos de los inquilinos no han seguido la misma senda.

Este “retoque” o “falsificación” de las nóminas “suele ser sencillo”, indica Zurdo. Si bien es cierto que lo que se suele hacer es “cambiar el número final de la nómina”, también forma parte del proceso de detección de falsedad “el retoque en los diferentes conceptos y cifras, así como los correspondientes sumatorios”, es decir, en los diferentes apartados en los que se termina por quitar la máscara al “falsificador”. Sin embargo, la cuestión no queda ahí. La operación del pago de cualquier alquiler sigue un procedimiento concreto, en el que, con el paso del tiempo, se ha terminado por solicitar las últimas tres nóminas del inquilino, la declaración de la renta y el contrato laboral, con el fin de comprobar la solvencia del usuario. En este escenario, también se han producido vulneraciones legales, tanto que “se han llegado a falsificar incluso las tres últimas nóminas y el contrato laboral del inquilino, que tal y como se demostró, nunca había prestado servicio a la empresa que aseguraba haberlo hecho”, señala el director de la Agencia Negociadora del Alquiler.

Al mismo tiempo, por algunos foros de internet circulan casos como el de un una pareja de inquilinos que pretenden mudarse de vivienda, y que aseguran poder pagarla. El dilema viene dado por que uno de ellos cobra “en negro” y por “muy bien” que vaya la sociedad de la que él asegura que es dueño, no dispone de una nomina que lo justifique. La pregunta de este usuario en la plataforma atiende a: ¿qué riesgo pudiera haber de falsificar la nomina? Una duda que se extiende al mismo ritmo que las falsificaciones de las rentas insuficientes.

El mercado inmobiliario atraviesa pues, una situación compleja en la que se necesitan “políticas de viviendas reales, que consideren los intereses y las necesidades de los inquilinos y los propietarios y que ayuden a satisfacer la demanda del inmueble en alquiler”, señala el director de Alquiler Seguro, David Carballo. De esta manera, se evitarían casos como los que recoge la Agencia Negociadora del Alquiler. “El Gobierno debe recordar que el alquiler es muy sensible a cualquier cambio”, advierte Carballo, quien señala también que el anuncio de las políticas reguladoras durante el pasado ejercicio “provocó el efecto contrario al que se buscaba, incrementando las rentas de los nuevos contratos por la contracción de la oferta”. En este contexto, la pregunta que arropa a muchos de los arrendatarios en España es si en nuestro país se seguirá la misma ruta que ahora propone Dinamarca: ¿Se congelará el precio de los alquileres en las grandes ciudades desde la compra y posterior renovación de una vivienda?