Los despidos colectivos se disparan un 54,7% en 2019

Los trabajadores afectados por ERE aumentan en 16.031 respecto a 2018. En el 90,4% de los casos se llegó a acuerdo entre las partes

Las empresas españolas se ajustaron aún más el cinturón en 2019. Hasta 2.169 compañías aplicaron expedientes de regulación de empleo (ERE) que afectaron a 88.927 trabajadores, un 22% más que en 2018, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social. El repunte general se debe al aumento de los despidos colectivos, que se dispararon un 54,7% en tasa internanual, hasta sumar 30.871 trabajadores afectados. Por tipo de procedimiento le siguen las suspensiones de contrato, que afectaron a 55.285 trabajadores, un 12,1% más, mientras que los afectados por expedientes de reducción de jornada bajaron un 23,2%, hasta los 2.771 trabajadores.

Las empresas inmersas en un procedimiento de regulación de empleo aumentaron un 4,5% entre enero y diciembre de 2019 (hasta un total de 2.169), en tanto que los expedientes aumentaron un 3%, hasta 3.220 procedimientos. De todos de procedimientos registrados en el año pasado, el 90,4% contaban con acuerdo entre las partes, frente al 9,6% que lo hizo sin acuerdo, según los datos del Ministerio de Trabajo. Por sectores, industria y servicios concentraron el mayor número de afectados por ERE en 2019, con 52.175 y 33.680 trabajadores, respectivamente, con un repunte del 15,9% en el primer caso y del 33,8% en el caso de los servicios. La construcción, por su parte, registró 2.243 trabajadores afectados por regulaciones de empleo (+42,1%), en tanto que en la agricultura se vieron inmersos en un ERE un total de 829 trabajadores, un 27,5% menos que en 2018.

Por comunidades autónomas, la que registró un mayor número de trabajadores afectados por regulaciones de empleo en 2019 fue la Comunidad Valenciana, con 27.494 trabajadores implicados, cifra un 52,6% superior a la del mismo periodo de 2018. Casi todos los trabajadores afectados en esta región se vieron inmersos en un ERE de suspensión de contrato (24.458). En ello han tenido mucho que ver los EREs temporales de suspensión de contratos que se aplicaron a lo largo del año pasado en la factoría de Ford en Almussafes.Tras la Comunidad Valenciana destacan Madrid, con 13.498 afectados por ERE durante del año pasado (+13,8%); Cataluña, con 11.898 (+78%), y Andalucía, con 5.289 afectados (+32,2%). El número de trabajadores afectados por ERE bajó en 2019 en un total de cinco comunidades y subió en doce y en Ceuta y Melilla. Los mayores descensos se los anotaron Navarra (-77,3%) y La Rioja (-38,4%), mientras que los mayores ascensos correspondieron a Cantabria (+183%), Castilla y León (+88,4%), Canarias (+85%) y Cataluña (+78%).

Los EREs más numerosos

Dentro de esta sangría, destacaron los EREs de extinción puestos en marcha por Banco Santander, Caixabank y Vodafone, que en conjunto afectaron a más de 6.000 empleados, y las suspensiones de contracto en la factoría de Ford en la localidad valenciana de Almussafes. UGT denunció la reducción de gastos por la vía del empleo. En el caso del Banco Santander, consideró equivocadas las formas y el tratamiento recibido por alguno de los empleados, que se vieron “forzados” a adherirse al plan de bajas voluntarias. UGT también es el sindicato mayoritario en Vodafone, en cuyo caso estimó “innecesario y equivocado” el recorte de personal, ya que “la situación que atraviesa la compañía no es responsabilidad directa de la platilla”, subrayó en un comunicado.

Entrado 2020, el grupo de infraestructuras Abertis ha comunicado a los sindicatos su intención de llevar a cabo un ERE en las empresas de autopistas Acesa, Aucat e Invicat que supondría el despido de 175 trabajadores de Cataluña. Según UGT, la dirección de Abertis ha justificado el ERE por causas técnicas, organizativas y productivas, alegando, por ejemplo, la disminución del volumen de transacciones en efectivo y la consolidación de la automatización de los peajes. Los sindicatos rechazan los despidos y han constituido una única mesa de negociación para defender de manera conjunta los intereses de los trabajadores.