Grupo IFA, la cadena de distribución «virtual» que hace la competencia a Mercadona en la sombra

Los supermercados regionales agrupados en torno a la central de compras suman el 14,1% de la cuota de mercado, lo que les sitúa tras la cadena valenciana. La fórmula de su éxito, proximidad, calidad y un surtido amplio

Grupo IFA es y no es. Es uno de los actores más importantes de la distribución alimentaria nacional, pero, al mismo tiempo, no lo es por sus peculiares características. La compañía no es una cadena al uso como Mercadona, Dia o Carrefour. IFA es una constelación de 34 cadenas regionales agrupadas en torno a una central de compras fundada en 1967 cuyas cuotas de mercado combinadas en euros alcanzarían el 14,1%, lo que situaría a este grupo virtual sólo por detrás de Mercadona, que domina el sector con más de un 25%. En conjunto, estos supermercados facturaron 12.925 millones en 2018, con un crecimiento anual de ventas del 5% desde 2012. Sus compañías dan trabajo a casi 79.000 personas.

Aunque se trate de cadenas independientes con una gestión completamente autónoma, IFA ha evolucionado para ser percibido cada vez más como un grupo único de distribución, según explica su director general, Juan Manuel Morales. «Ahora mismo, somos invisibles a pesar de que este grupo virtual no sólo es el segundo en cuota de mercado, sino el primero por superficie comercial, con 3,7 millones de metros cuadrados», explica Morales. Los supermercados del grupo lideran el mercado en Islas Canarias, Asturias y Castilla-La Mancha con cuotas del 35,2%, 35,1% y del 32,3%, respectivamente. También son líderes en Madrid (22,6%), Galicia (21,9%) y Cataluña (21,5%) gracias a compañías como Gadisa, Alimerka, DinoSol o Ahorramas. En estas comunidades se concentra el 47,22% de la población española.

Modelo

Aunque diferentes, todos estos supermercados, que se benefician de las ventajas de precios que obtiene su central de compras al negociar con los proveedores, operan con una filosofía común que constituye la fórmula de su éxito y que se asienta en tres pilares: proximidad, calidad y una gran cantidad de referencias. A diferencia de otras cadenas que lo fían casi todo a sus marcas propias, las del Grupo IFA apuestan por las de fabricante. «El 85% de nuestras ventas son de estos proveedores. Nosotros hemos optado por dar la opción al consumidor de elegir en nuestras tiendas entre un amplio surtido para que puedan hacer la compra completa», explica Morales, que califica de «estratégica» esta decisión. Entre esta amplia variedad de productos que ofertan sobresalen los frescos. «Los consumidores visitan muchas tiendas y lo que nos diferencia a nosotros es que tenemos muchos compradores diarios que vienen por nuestros frescos de calidad, que son nuestra cuota más sólida», asegura el directivo. Los datos sobre este segmento son reveladores. Mientras que las ventas de estos productos representan el 25% en el sector, en el caso del Grupo IFA alcanzan el 44%, según datos de Nielsen. Por sintetizar ambos puntos, Morales explica que «aunque no tenemos grandes superficies en nuestros mercados (1.000 metros cuadrados a lo sumo), somos capaces de ofrecer 8.000 referencias y unos frescos de calidad, por lo que ofrecemos mucha variedad para hacer la compra completa, algo muy valorado por los compradores».

Los clientes también aprecian la cercanía de los supermercados del Grupo IFA, muy bien posicionados en el centro de las ciudades. «El 90% de los que hacen la compra en nuestras tiendas vienen a pie», asegura Morales. Una tendencia que está replicando todo el sector de la distribución. Compañías como Carrefour o Alcampo están haciendo hincapié en los últimos años en abrir tiendas en el interior de las ciudades más allá de sus tradicionales hipermercados del extrarradio. Ir en coche a hacer la compra es una opción que cada vez seduce a menos.

España vaciada

Aunque los movimientos migratorios están llenando las grandes ciudades y vaciando otras más pequeñas, Morales da mucho valor al compromiso de los supermercados del Grupo IFA con estas pequeñas localidades. Sus cadenas son líderes en ciudades de menos de 20.000 habitantes. «Hay un compromiso con la ciudadanía desde hace muchos años», explica. A su modo de ver, en un momento de huida de referentes como los bares o los bancos, que están acabando con la vida de muchos pequeños pueblos, la permanencia de los supermercados, por pequeños que sean, es un pequeño dique para que la España vaciada no se desborde todavía más.

El elemento cohesionador del grupo, su central de compras, también ha evolucionado en los últimos años. Tras iniciar su internacionalización en 2016 con la adhesión de Sonae, en 2018 incorporó a la italiana Grupo VéGé, la IFA de este país, para configurarse como un cluster de la distribución en el sur de Europa similar al que emplean los fabricantes. En la actualidad, tiene una cuota de mercado del 11% en su área de actuación.