El Gobierno reducirá los beneficios de los planes de pensiones privados y endurecerá las prejubilaciones

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, asegura que los trabajadores que se convierten en pensionistas antes de tiempo crecen un 66% desde 2013 y afirma que los planes de empresa son más rentables que los individuales

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha advertido sobre el “círculo vicioso” que genera el alarmismo sobre los ingresos del sistema de pensiones. Este catastrofismo está generando una oleada de jubilaciones anticipadas innecesarias. En su primera comparecencia ante el Pacto de Toledo, Escrivá ha detallado que las jubilaciones anticipadas voluntarias para el año pasado representan el 16% del total. “Esta propensión esta vinculada a la incertidumbre. Me voy a jubilar antes, no sea qué...”, ha explicado. En la misma línea, según los datos facilitados por el ministro, el 85% de los autónomos opta por la base mínima de cotización. Por eso, el Gobierno se propone atajar esta situación. “Hay que revertir esta situación, esta incertidumbre. Se trata de atajar el déficit contable de la Seguridad Social, a la que se ha sobrecargado con gastos que se financian con cotizaciones, lo que traslada una visión distorsionada sobre el sistema”, ha dicho. En este sentido, ha remarcado que España es el país europeo donde, del total de cotizaciones sociales, la parte dedicada a contingencias comunes, a la Seguridad Social, es más baja. “Sin embargo, estamos cuatro puntos por encima en la parte de las cotizaciones dedicada a desempleo y políticas asociadas al empleo, y cada punto de estas cotizaciones son 4.000 millones de euros”. Una cantidad que ha calificado de "enorme”.

Escrivá ha apostado por incentivar el retraso de la jubilación para acercar la edad efectiva de jubilación a la edad real. “Tenemos dos líneas de actuación. Incentivar la demora en la jubilación con fórmulas de compatibilización e incentivos económicos. Hay margen de mejora en los incentivos de demora, que ya existen. La realidad es que están teniendo muy poca aplicación práctica y, en algunos casos, los incentivos positivos no tienen el resultado esperado. Además, gran parte de la población no los conoce. Esta es una acción en la que estamos embarcados ya, porque por cada año que se retrasa la jubilación se reduce un 25% el problema entre el gasto actual y el futuro en pensiones. La otra palanca es desincentivar las jubilaciones anticipadas voluntarias que surgen de la reforma del 2013. Han crecido un 66% en cinco años. Se están jubilando anticipadamente de forma voluntaria casi 50.000 personas”, ha afirmado. Como complemento, Escrivá ha pedido potenciar los planes de previsión social en las empresas, que son más rentables que los individuales. En este sentido, ha puesto como ejemplo los incentivos fiscales que existen en el País Vasco a los planes de empresa, lo que lleva a que en la comunidad vasca el 50% de los trabajadores disponga de uno de estos vehículos mientras que en el resto de España solo un 10% de los trabajadores es titular de uno. “El peso de los planes de empresa significan el 20% del PIB del País Vasco frente al 3% del resto de España”, ha indicado. Estos resultados animan al Gobierno a “desplazar los incentivos fiscales de los planes individuales a los de empleo procedentes de la negociación colectiva”.

Asimismo, ha recordado que, con independencia de la salud actual del sistema, el problema está en que entre 1995 y 2020, en 25 años, se jubilaron 7,5 millones de personas mientras que “entre 2020 y 2045 se jubilarán 11 millones de personas, 3,2 millones más. Esto va a generar una presión al alza desde mediados de la década siguiente".