Moody’s cree que España debe pedir el fondo europeo de rescate para afrontar la deuda del coronavirus

Estima que la economía española caerá un 8 %. La deuda llegará a máximos históricos, el 112,2% del PIB

Moody's rebaja pide España que se financie con el MEDE

Una voz más se ha sumado a los requerimientos al Gobierno español para que empiece a plantearse acudir a las líneas de créditos puestas a disposición de la Unión Europea para los países miembro. Esta vez ha sido la agencia de calificación Moody’s la que en su último informe insta al Ejecutivo español a beneficiarse de los fondos de rescate habilitados -tanto del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) como del Fondo de Seguro de Desempleo (SURE)- para afrontar con mayor solvencia los gastos originados por la pandemia. Entiende Moody’s que esta decisión aliviaría los problemas de liquidez del Ejecutivo y le permitiría afrontar en mejor posición la enorme deuda pública generada, cuya previsión la sitúa en el 112,2% del PIB. “Esperamos que España active la línea de crédito del MEDE y que sea perceptor principal del SURE para hacer frente a los gastos relacionados con el coronavirus junto a otros estados miembro”, ha recomendado en su informe publicado hoy. De momento, Pedro Sánchez ha sido remiso a utilizar estas herramientas y está a la espera de que la Unión Europea desbloquee su apuesta por un plan Marshall con un fondo de hasta 1,5 billones de euros financiado con deuda perpetua -distribuido como transferencia y no como deuda- a repartir entre los países más afectados por la pandemia.

A la espera de que Sánchez aclare su posición, Moody’s mantiene inamovible la nota de España en Baa1, con perspectiva estable, aunque no descartaría elevar esta calificación si la economía se recupera rápidamente tras la crisis sanitaria sin “deterioros importantes”, lo que implicaría “un alto grado de resistencia económica”. Eso sí, advierte de que deben consolidarse las “reformas estructurales para garantizar un mayor potencial de crecimiento en el contexto del envejecimiento de la población, así como medidas fiscales que consoliden la recuperación”. Si esto no se llevara a cabo, no descarta rebajar la nota si la economía sufre “una amplia reversión de las reformas, especialmente de las pensiones y del mercado laboral”.

En su valoración macroeconómica, la agencia prevé que la economía española se contraiga un 8% en 2020 por culpa del impacto negativo de la pandemia sobre el turismo -que representa un 12% del PIB, un 15% del empleo y un 16% de las exportaciones-, “sector fundamental en la economía española”, que necesitará más tiempo de recuperación para volver a cifras anteriores a la crisis. Dadas las características de temporalidad de esta crisis, la recuperación se augura rápida y la economía comenzará a recuperarse en el tercer trimestre de este año, hasta alcanzar un crecimiento del 4,8% en 2021. Todos los indicadores macroeconómicos sufrirán un importante revés. El déficit se disparará un 2,8% sobre el que cerró el año pasado y cerrará en el 7,6% en 2020 -todavía seguirá en el 5,4% del PIB en 2021-; la inflación registrará una tasa negativa por primera vez en los últimos seis años, hasta el -0,3%; y la deuda aumentará al 112,2% del PIB, hasta máximos históricos.

Moodys enumera una serie de medidas a las que debe enfrentarse el Gobierno para salvaguardar la economía y evitar daños estructurales: reducir la deuda desbocada provocada por la crisis del coronavirus, acometer reformas estructurales que solventen el problema de las pensiones, flexibilizar y reducir los costes laborales, recuperar la normalidad política, reconducir el problema independentista en Cataluña y potenciar una vuelta ordenada a la normalidad. Si no se toman medidas en este sentido, impacto de esta crisis sanitaria seguirá arrastrándose durante años.