“La destrucción de empleo no ha afectado ni afectará a las posiciones estratégicas o especializadas”

Entrevista con Tania Grande, CEO de TUUP

Tania Grande, CEO de TUUP
Tania Grande, CEO de TUUPLa RazónLa Razón

– Es usted experta en RR HH: CEO de una «start-up» tecnológica en este campo, socia directora de la consultora Ayanet y presidenta territorial de AEDIPE (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas.) ¿Malos tiempos para encontrar trabajo?

– Le diré en positivo que es buen momento para reinventarnos y formarnos, cosa que por otra parte era necesaria. No se ha destruido toda la oferta; las posiciones estratégicas o especializadas no se han visto ni se verán afectadas. También se ha precipitado la transformación digital. Muchos puestos han tenido que amoldarse a una nueva forma de trabajar, ha habido que formarse y sacar trabajo adelante. Todos estamos inmersos en un cambio de filosofía y de metodología de la mano de las nuevas tecnologías o no podremos competir con lo que viene. Muchas cosas tenían que cambiar y esta transformación sobrevenida plantea cambios significativos en las organizaciones y también demanda nuevos perfiles.

– Toca reciclarse, dicen... pero no parece fácil pasar de abogado a diseñador de drones o de periodista a impresor de órganos...

– Va a haber puestos especializados muy variados. Y cualquier persona a cualquier edad se puede reciclar en cualquier aspecto técnico o competencial. Cuando pruebas a adquirir nuevos conocimientos, ves que no es para tanto, que es lo de siempre: querer hacerlo, tener tiempo y tener sentido común. Pero también he de decir que en este país no gestionamos bien el conocimiento; no aprovechamos a las personas con experiencia.

– ¿Damos entonces por implantado el teletrabajo?

– Estábamos pasando de puntillas sobre él porque, para aplicarlo, las empresas debían establecer claramente los objetivos y definir la forma de medirlos, y eso no se se hacía. Han tenido que aceptarlo, obligados, para poder continuar su actividad, y cambiar objetivos, presupuestos, previsiones... y una vez que se definen correctamente los objetivos, no hace tanta falta estar en la oficina.

– ¿Cómo lo han hecho ustedes?

– En Ayanet hace mucho que trabajamos con tecnología. Y TUUP es una «start-up» tecnológica que analiza las habilidades de los candidatos más allá de su formación o experiencia para decirles en qué son o pueden ser fuertes, en qué formarse o reciclarse. En poco tiempo ya no existirá el «headhunting» como lo conocíamos, así que intentamos también aportar el análisis de valores y habilidades para reunir al candidato con la posición que debe ocupar y la empresa que lo demanda.

– Se diría que el conocimiento y la experiencia ya no cuentan...

–España siempre va un poco por detrás, pero ya ha llegado la selección por habilidades, valores y potencial de encaje con la compañía. Cuando la IA esté más avanzada, esta tendencia irá al alza. Hay profesiones que requieren de un expertise, pero eso, al final, se puede aprender en el mismo puesto de trabajo.

– ¿No estaremos cayendo en un error al despreciar así el conocimiento?

– Aportar habilidades y adaptación a la cultura de empresa puede ser más importante que tener un superbuen profesional que no se adapta a la compañía. El trabajo de un reclutador es encontrar el equilibrio y luego depende del cliente que puntúen más las habilidades o el conocimiento. Y todo se puede analizar con tecnología, comprobar que las credenciales son reales, analizar una personalidad con gamificación, tests... hay una prueba que me gusta mucho: a través de un texto que escribes, podemos ver cuál es tu estado de ánimo habitual, si eres optimista, pesimista, proactivo... todo mediante un texto escrito y otro hablado. El trabajo de un «headhunter» es analizar y poner en equilibrio mucha información, las personas somos seres complejos. Al final, siempre dependerá de lo que busque el cliente y lo que requiera la posición.