Autónomos y pymes del sector de las reformas volverán el lunes a la actividad

El Gobierno levanta las restricciones en los edificios habitados. Albañiles, fontaneros, carpinteros, montadores, profesionales del frío, pintores... 200.000 profesionales abrirán de nuevo sus negocios

Las pymes y autónomos del sector de la construcción y las reformas que seguían teniendo paralizada su actividad al no poder trabajar en edificios habitados -estos profesionales habían criticado que habían sido excluidos de forma arbitraria de la desescalada y de la recuperación laboral-, están de enhorabuena. El Gobierno ha aprobado por fin que desde el lunes 25 de mayo podrán volver a abrir sus negocios todos los profesionales de este sector que lo deseen, pero aplicando unas estrictas medidas de seguridad y de higiene. Hasta ahora, se habían autorizado las obras en locales y viviendas que no estuvieran habitados; las reformas en comunidades de propietarios en zonas sin contacto con los vecinos en las que se pudieran trabajar aislados profesionales e inquilinos; y solo se permitía el acceso a zonas comunes de los edificios para realizar operaciones de conexión a las redes generales de luz o agua necesarias para poder acometer la obra. Ahora, ya se ha autorizado realizar tareas relacionadas con las reformas en edificios habitados.

Desde el lunes, y según reza la disposición adicional quinta de la nueva orden ministerial publicada en el BOE sobre las nuevas condiciones para el desarrollo de actividades relacionadas con obras de intervención en edificios habitados, el Gobierno ha dispuesto levantar la suspensión que recaía sobre “las actividades relacionadas con obras de intervención en edificios ya existentes, establecida por la Orden SND/340/2020, de 12 abril”, que se había aprobado para evitar “el riesgo de contagio por el covid-19 para personas no relacionadas con la actividad”. En su punto 2, especifica que “en la realización de las obras se garantizarán las medidas adecuadas de higiene y la distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas y trabajadores”.

Por tanto, esta medida permitirá que más de 200.000 autónomos puedan volver a su actividad, aunque deben saber que se mantienen vigentes las medidas preventivas adoptadas. Así, la circulación de trabajadores y materiales en las zonas comunes debe limitarse al máximo, para evitar en lo posible el contacto con los vecinos; el acceso y salida a los locales, viviendas o zonas en obras debe producirse preferentemente al inicio y a la finalización de la jornada; y los trabajadores deben adoptar todas las medidas de prevención e higiene exigidas por las autoridades sanitarias. Albañiles, fontaneros, carpinteros, profesionales de las reformas, montadores, profesionales del frío, pintores... Todas las profesiones incluidas en el sector podrán por fin volver a reanudar sus negocios.